Un nuevo atropello del régimen a los presos políticos