Ante el momento político nacional

Aragua en Red fiel a su compromiso de expresar claramente su posición ante las situaciones políticas que han venido afectando a nuestro país durante los últimos casi 20 años, siente la obligación de dirigirse a la ciudadanía y a los partidos políticos en los siguientes términos:

  1. En un momento político en el que el rechazo al régimen es abrumador e incuestionablemente mayoritario, las fuerzas de la oposición democrática han sido incapaces de conformar una posición que represente el sentir de esa mayoría, al persistir en sus enfrentamientos estériles y en la toma de decisiones exclusivamente por parte de una dirigencia que no se comunica entre sí y que definitivamente no le dice al país nada con claridad.
  2. Lo que hemos venido construyendo entre todos desde febrero de 2012 y que dio como resultado la primera expresión unitaria alrededor de un candidato que le fue consultado a la gente, hecho que se consolidó en las parlamentarias del 2015, se ha venido destruyendo desde entonces por incapacidad, ambiciones y temor a asumir posiciones que pudiesen costarles algún rédito político a sectores particulares en beneficio de otros.
  3. Desde el histórico triunfo electoral unitario de diciembre de 2015, nos hemos visto enfrascados en un constante torneo de apetencias personales y grupales con el cual han pretendido apropiarse del mencionado evento para fines exclusivamente partidistas, olvidando ex profeso que el mismo fue producto de la expresión genuina de la ciudadanía que vio con claridad a la unidad más allá de las diferencias como la única vía para enfrentar exitosamente al régimen.
  4. Hoy, conducidos por esa falta de grandeza histórica que tanto notamos en falta, vuelven a poner a los ciudadanos de nuestro país en la falsa disyuntiva de escoger entre opciones que más que antagónicas son, en nuestro criterio, tácticas distintas que bien pueden complementariamente conducir al logro del objetivo estratégico que no es otro que el desplazamiento del régimen encabezado por Maduro, tácticas estas que han podido y debido ser conciliadas desde la racionalidad política.
  5. Para colmo de males, ambas posiciones han introducido al universo opositor, por cierto cada vez mayor, argumentos y descalificaciones mutuas que lejos de fortalecer los ánimos y redoblar el espíritu de lucha, generan desencanto, confusión y fisuras que serán difíciles de cerrar y que nos están conduciendo a posiciones que no podemos permitirnos en este momento político.
  6. En consecuencia, hacemos un llamado a la cordura política que permita el logro de la unidad que todos reclamamos, no solo la de los partidos y organizaciones políticas, sino la de los ciudadanos de todos los estratos sociales que, por encima de las diferencias de pensamiento y visiones de la realidad, nos estamos nuevamente jugando en estos días los próximos años de vida.
  7. Si no pueden o quieren oír a la gente y asumir las posiciones públicas de unidad que esta demanda, al menos cesen las diatribas contra el oponente y confíen en la capacidad de las personas para decidir por si mismas. Al final cada quién de lo único que es verdaderamente dueño es de su opinión y el derecho a expresarla con libertad es lo que se persigue en democracia, que se ratifica aún más cuando lo que se enfrenta es una dictadura.

Maracay, 08 mayo del 2018