Apreciación de la situación nacional # 40

Pasada una semana de los comicios parlamentarios y sus inesperados resultados tanto para el régimen, como para la oposición democrática, en cuanto al logro de la mayoría calificada, y luego de declaraciones, mayormente inapropiadas, por parte de voceros de ambas partes, como era de esperarse, es el oficialismo el que demostró más desazón con dichos resultados. La derrota electoral, al igual que ocurrió con la caída de los precios petroleros y la crisis económica en desarrollo, sorprende al gobierno fuera de base, por decirlo en términos de beisbolistas, como que si de verdad el “ganar como sea” hubiera sido un hecho cumplido, como en anteriores elecciones.

Pero no ganar como sea y no estar preparado para sus posibles consecuencias, lo que ya es bastante trágico, se complica aún más, si esa derrota implica una mayoría calificada para la oposición, que la coloca en condiciones que realmente pueden hacerle muy difícil la gobernanza al régimen y, si se actúa con la experticia política necesaria, puede revocarle el mandato el año próximo.

Esta posibilidad, seguramente deseada, y probablemente necesaria, para la misma mayoría votante de la población venezolana que posibilitó el triunfo electoral, amerita una clara visión de la dirigencia opositora democrática y una estrategia muy bien diseñada de los tiempos y los pasos que se deben cumplir para lograrla con éxito. Los ganadores deben estar conscientes que la crisis económica, primariamente, le otorgó el triunfo electoral y la gente está esperando que se comience por allí, lo demás vendrá después o en paralelo.

Otro aspecto que se debe considerar es que las medidas y resoluciones deben implementarse con el lenguaje y las expresiones adecuadas y razonadas, pero con firmeza y con el mayor respeto y consideración a la gente, cansada ya, de la agresión verbal que ha sido característica del régimen durante los 17 años transcurridos. Por el cambio de estilo también se votó.

112 diputados es la clave del futuro del país, la MUD debe mantener y asegurar su presencia permanente en la Asamblea y no puede obviar que el régimen hará todo lo que esté a su alcance para bajar este número.                                                        

13/12/15