Apreciación de la situación nacional # 55

El factor Ni-Ni

Un estudio de opinión reciente confirma lo que desde hace mucho tiempo se refleja en la posición política de muchos venezolanos que ahora se ha incrementado: los venezolanos no están con el gobierno, pero tampoco con la oposición. A esto, la sociedad política venezolana ya debería prestarle mayor atención porque posiblemente la oriente a mejores decisiones políticas.

Menciono “ya debería” porque desde hace mucho tiempo el término Ni-Ni se ha empleado para referirse, quizás hasta despectivamente, a ese grupo de venezolanos que parecen indiferentes al acontecer político nacional, y por lo tanto, que no le importara el país.

El asunto que llama la atención es que este grupo siempre había representado alrededor del 30% en las encuestas nacionales, pero para el 06 de diciembre habían alcanzado cerca del 40% y en el estudio de opinión referido al inicio ya representaban el 47%, donde los simpatizantes de gobierno representan el 25% y los de la oposición casi el mismo porcentaje, en consecuencia, la mitad de la población venezolana actualmente es Ni-Ni.

En retrospectiva, no sería equivocado suponer que este alto porcentaje de venezolanos votaron favorablemente por el cambio en las elecciones pasadas y fueron decisivos para alcanzar la mayoría parlamentaria lograda y esto, también, debería tenerlo en cuenta, muy seriamente, los factores opositores en la MUD nacional, que hoy luce como sin brújula para lograr el cambio prometido, no solo de gobierno (condición necesaria, pero no suficiente) sino para cambiar al país.

Sería interesante que estos estudios de opinión no solo reflejaran el porcentaje de ni-ni, sino que se enfocaran en preguntarles por qué están en esa condición y mejor aún, qué esperan de la oposición. Lo que sí es cierto es que ni el mensaje del gobierno, ni el de la oposición, satisfacen las expectativas de este electorado y esto debe tener un por qué.

Una posible respuesta sería que el mensaje opositor, especialmente ideológico, es muy parecido, a la larga, al del gobierno, al menos teóricamente, con los mismos ribetes populistas originarios del rentismo petrolero que ahora el régimen denuncia como agotado y la oposición no ha desmentido, mucho menos ha propuesto, un modelo alternativo sustentable y creíble que genere expectativas de cambio para la crisis económicas que agobia a la población, aclarando, que las propuestas de cambio económicos que se escuchan en los medios, provienen de especialistas del tema las cuales no siempre son bien recibidas por el estamento político de la oposición.

Quizás cuando se escuchen los planteamientos de este factor Ni-Ni, se pueda diseñar un programa político-económico-social que satisfaga, no solo a este factor mayoritario, sino al resto de la población.

1 de abril,  2016