Compatriotas fieles, la fuerza es la unión

Diariamente leemos en las noticias, en las redes sociales, escuchamos en programas radiales o en conversaciones formales e informales, en fin, por todos los medios que podamos imaginar, que existe un grupo de personas pidiendo sinceramente la unidad de acción, la unión de todos para acabar con este nefasto y detestable gobierno, y buscar nuevos rumbos de progreso. Pero hay otro grupo que quiere impedir que se logre esa unidad de acción; algunos de ellos son voceros del gobierno que siembran cizaña, y algunos son de la oposición que siguen soñando con diversas maneras de lograr un cambio pacífico y electoral.

Los cambios de gobierno por vía pacífica y electoral solo son posibles en regímenes democráticos, en los cuales se tiene que respetar la constitución. Por lo tanto, todo aquel que piense que ésa es la salida, está aceptando que el actual gobierno venezolano es democrático, a pesar que día a día viola sus normas y disposiciones. Por ejemplo: las cárceles están llenas de presos políticos que no han cometido ningún delito; los servicios públicos que el gobierno está en la obligación de prestar a la población y no lo hace por ser inexistentes o estar deteriorados, dejando a los ciudadanos en la oscuridad, sin agua potable y sin alimentos y medicinas; sin respetar la propiedad privada y la libre empresa, y como si eso fuera poco, sin respetar la vida de las personas que cuando no mueren de hambre o por falta de medicinas, lo hacen por efecto de las balas disparadas por aquellos que deberían protegernos.

En la actualidad, en el país se están realizando acciones persistentes como es el caso de los trabajadores de la salud, quienes se han mantenido en protestas reivindicativas por más de un mes, los profesores y trabajadores universitarios en paro, los estudiantes, las familias en pleno reclamando servicios adecuados, muchos trabajadores públicos reclamando mejoras salariales y un mejor trato en general por parte del gobierno; en conclusión, infinidad de protestas debido a los innumerables motivos que ofrece este corrupto y delictual narco gobierno.

Esas manifestaciones populares se encuentran apoyadas por algunos movimientos políticos como Vente y Soy Venezuela y la Causa R, con figuras aisladas de los partidos Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y otros, quienes tratan de combinar todos sus esfuerzos para combatir con eficiencia al Socialismo del Siglo XXI. Además, hay un repunte del apoyo internacional y de las acciones que se realizan fuera del país por el TSJ legítimo y la Fiscal General Luisa Ortega Díaz. Todas esas iniciativas deben ser fusionadas y colocadas por encima de las aspiraciones personales y bajo una sola bandera, la Bandera de La Libertad.

En días recientes, el buen amigo Nelson Maica Castillo sugirió en su cuenta de twitter que debemos repasar las estrofas de nuestro Himno Nacional. Quizás lo hizo motivado a que siempre, después de cada acción que realizamos y creemos que es importante para la Nueva Independencia de Venezuela, cantamos eufóricamente “Gloria al bravo pueblo…” y “Abajo cadenas…”, pero nos olvidamos del consejo, de la recomendación de unidad tan importante de la II Estrofa, la cual dice:

Gritemos con bríos

muera la opresión

compatriotas fieles

la fuerza es la unión

Acontecimientos recientes, especialmente durante el siglo pasado, han demostrado que los regímenes totalitarios como el de Venezuela, solamente se terminan cuando son enfrentados por el pueblo unido. Hagámoslo, reconozcamos si hemos fallado en derrotar al gobierno en intentos anteriores y hemos tomado caminos errados, rectifiquemos, comencemos una unidad de acción siguiendo la ruta que nos está marcando el pueblo, que ya no aguanta más tanta miseria y tanta humillación. Compatriotas fieles, la fuerza es la unión.

Agosto de 2018

pedroraulsolorzano@yahoo.com

www.pedroraulsolorzanoperaza.blogspot.com