Cuestión de respeto

El jueves 7 de los presentes, los venezolanos que aún tenemos tiempo para dedicarnos al quehacer político, aunque sea de observadores, vimos con sorpresa, las declaraciones de la rectora principal del ente electoral, acompañada con sus otras tres colegas, a través de los medios televisivos.

La sorpresa fue total, cuando esperábamos que la rueda de prensa fuera para anunciar las fechas para la recolección del 20% de la firmas para el referendo revocatorio y el cronograma electoral para las elecciones de los próximos gobernadores y diputados que debe efectuarse en diciembre próximo, las declaraciones fueron para exigir respeto a su condición de rectoras y autoridades públicas, supuestamente mancillada por algunos diputados opositores de la asamblea nacional. Preguntamos entonces, a las dignas rectoras ¿Y el respeto que ellas deben a la voluntad de la inmensa mayoría de los venezolanos que desean el RR establecido en la Constitución Nacional y que ellas juraron cumplir y hacer cumplir, dónde está?

Pero hablando de respeto, los integrantes de la MUD nacional deben hacer válido su compromiso de exigir que las elecciones regionales se efectúen este año y más importante aún, que los candidatos deben ser elegidos mediante un proceso de primarias. Para ambos compromisos creemos que están retardados en su convocatoria. Aunque el cronograma electoral y la convocatoria oficial es potestad del ente comicial, eso no puede impedir, ni mucho menos servir de excusa a los factores políticos de la oposición democrática, para no programar y realizar el correspondiente llamado a las elecciones primarias, cuya realización es perfectamente posible sin la participación del CNE, que más bien sumaría obstáculos a ese proceso eleccionario.

Tampoco, puede olvidar la MUD nacional, que las elecciones regionales, en las condiciones favorables actuales, es la otra vía constitucional para lograr el cambio necesario (y ofrecido) y también, para facilitar la implementación de las duras medidas económicas que deberá adoptar el próximo gobierno de transición nacional, entre otras dificultades. Enfocarse, solamente, en el RR y no incluir en el proceso las elecciones regionales, con sus respectivas primarias, podría traer consecuencias que después tendrán que lamentar. Es una cuestión de respeto con el electorado, que se la ha ganado.

Apreciación de la situación política #69

9 de julio de 2016