El impenitente Zapatero…

Apreciación de la situación política # 118

            Luego de más de 15 días de lo que algunos llamaron "hora cero" y el gobierno la refundación de la patria, o algo así, han quedado evidenciado dos cosas que eran completamente previsibles: no se pudo evitar la elección e instalación de la FANC a través de una macro movilización guarimbera que no se produjo, principalmente, porque la población manifestante y bastante fatigada comprendió que ese método de protesta se agotó como forma para que renunciara el régimen, pero si obtuvo un logro importante que, tarde o temprano rendirá sus frutos, que es el reconocimiento por parte de la comunidad internacional que el régimen con la instalación de la constituyente se convirtió en un estado fallido oficialmente.

            La otra previsión es que la fraudulenta ha demostrado que no tiene ningún interés en resolver la crisis generalizada que agobia a los venezolanos y solo ha servido para crear un tribunal de inquisición para neutralizar a los que se les opongan, sean de la oposición o disidentes del chavismo. Mientras tanto la crisis se acentúa.

            Pero sorpresivamente, o quizás no, la MUD-AN, se apartó del último mandato de la exitosa consulta popular del 16J, cuál era la conformación de un gobierno de unidad nacional vía elecciones generales para salir del régimen y comenzar la reconstrucción del país, optándo por participar en unas dudosas elecciones regionales que nadie asegura que se realizarán pero que, si finalmente se realizaran, su contribución a la salida del régimen y de mejorar la situación nacional es escasa, por decir lo menos.

            Aunque suene antipático para muchos decirlo, pareciera que la dirigencia opositora cayó nuevamente en el peine del gobierno con las elecciones regionales: algunos, con razón, argumentan que estaba previsto en el candelario electoral de este año, que estaban vencidas, que hay que luchar en todos los frentes, que se pueden ganar espacios, etc., pero lo cierto es que ha convertido en una acción distractora para la oposición que ahora tiene que ocuparse en sus candidatos y en elecciones primarias sin recursos ni organización para estas actividades las cuales, aún, no tienen reglas claras por parte del CNE.

            Mientras esto ocurre, no pareciera que la MUD-AN se percatara, en su justa dimensión, de la importancia de consolidar el apoyo internacional para producir el cambio del régimen mediante una negociación que instale un gobierno de transición de unidad nacional en el corto o mediano plazo, que son las aspiraciones de los diferentes países que han mostrado su apoyo al pueblo venezolano y han desconocido la fraudulenta constituyente. Estas negociaciones requieren organización, claridad de objetivos, unidad de acción y especialmente control, vocería única y una estrategia comunicacional que inspire confianza a la sociedad en el sentido de que se va en el camino correcto. Y esto no se observa en la dirigencia opositora, ocupada en unas elecciones cuya eficacia política está por verse.

            Hace días, fue visto nuevamente en nuestra capital, el impenitente negociador reconocido oficialmente por la OEA y la Unión Europea –es bueno decirlo y recordarlo- el señor Rodríguez Zapatero, esta vez con un perfil sumamente bajo, casi imperceptible ¿Nueva etapa de negociaciones? Esperemos que en esta ocasión no encuentren a la MUD- AN otra vez fuera de base.

@lesterllopezo  25/08/17