Elecciones y negociaciones

Apreciación de la situación política # 121

Se hace más evidente cada día que la comunidad internacional tiene cercado al régimen minimisándole sus opciones de actuación y justificación dentro de la misma. El hecho de que al inicio de las sesiones anuales de la ONU, los presidentes de países como USA, Francia; Brasil, Colombia y otros por participar, hayan incluido el tema Venezuela en sus agendas discursivas, así lo demuestra.

Los señalamientos van desde prácticas totalitarias hasta violaciones de los derechos humanos, vinculaciones con el narcotráfico internacional, lavado de dinero, vinculaciones con organizaciones terroristas y pérdida del estado de derecho dentro del país entre las más relevantes. A estos señalamientos el régimen ha contestado, también en la misma asamblea general, con el trillado discurso intervencionista del imperio, la envidia por el proceso revolucionario y la negación permanente de la realidad venezolana.

Este apoyo internacional debe ser utilizado por los factores opositores para fortalecer sus argumentos en el proceso de negociaciones que deberá formalizarce el próximo 27 del mes en curso en la República Dominicana. Proceso que por cierto, ha sido forzado por la misma comunidad internacional, siendo Francia la de la iniciativa con República Dominicana como anfitriona, así se puede deducir a partir de como se suscitaron, la semana pasada, los encuentros “exploratorios” en la capital del país anfitrión.

La iniciativa, parece haber sorprendido tanto al gobierno como a la oposición, quienes no tuvieron otra opción que asistir a la cita con improvisados “negociadores”. Pero, con sorpresa o no, la oposición democrática tiene una excelente oportunidad para iniciar el proceso de negociación para cambiar al régimen por un gobierno de unidad nacional para una transición democrática - ahora apoyada con garantes y surpevisores internacionales-  tal como lo planteó en la tercera pregunta de la consulta popular que realizó el pasado 16 de julio y que tantos problemas le ha ocacionado explicarlo por haberse dedicado a las elecciones regionales, sin tener una discursiva coherente para complementar estas dos acciones y no caer en contradicciones, que fue lo que finalmente ocurrió y causó desconcierto y desmotivaciones en las masas opositoras.

Iniciando este proceso de negociación - que no de diálogo como le gusta decir al régimen – el próximo 27 de septiembre, haría lucir las elecciones regionales del 15 de octubre como un evento complementario, y no ajeno, al proceso de transición democrática que se inicia. El tema hay que abordarlo con seriedad y profesionalismo de alto nivel. La oposición aún tiene tiempo de cambiar o mejorar sus delegados para aumentar las posibilidades de éxito en esas negociaciones, teniendo en mente que estas oportunidades raras veces se presentan en condiciones tan favorables.

21/09/17

@lesterllopezo