Fortaleza espiritual y política como elogio

¡Estado Cuartel! Expresión política de la torpeza y la violencia, cercado por las demandas de una ciudadanía que se atreve a reaccionar ante la violencia armada policial que trata de ahogar al venezolano, mediante una guerra psicológica primitiva y falaz crea un ambiente violento. Ambiente violento que persigue seguir distrayendo y ganando tiempo para contener una sociedad sufrida, pero envalentonada por cuanto ha sido bendecida con la decisión del Vaticano y el desmentido de la Casa Blanca. Por farsantes, han llevado desnudos y se acercan al colapso de un régimen bellaco que se niega a expresar la cientificidad de la política y, sobre todo, los procesos esteriognoóicos que integran la ciencia política y la neurociencia.

El Estado Cuartel, bastarda expresión de la violencia grupal y despersonalizada, se afinca y persigue al venezolano en marginalidad que se ve necesitado a buscar el mendrugo a diario, pero desde el 19 de junio va de la mano junto al Dr. José Gregorio Hernández, ejemplo cívico-religiosos que, como médico civil de los pobres, hombre bendito, puro de venezolanidad que vive entre nosotros, nos trasmite su seriedad y sabiduría para protegernos, para ayudarnos a crecer como masa creyente con derecho para enfrentar la barbarie que expresa en turbulencia máxima de una agrupación armada que asaltó hace 20 años a una país noble que está decidido a reorientarse en la democracia.

Beato José Gregorio Hernández, beato venezolano ejemplo del mundo, bendícenos como sociedad e ilumínanos con tu paciencia y sabiduría cristiana. Sabiduría cristiana para crecernos en esta diversidad política-coyuntural que nos ha desorientado, requerimos de tu sabiduría y –reclamando lo que señala la política y la constitución- reordenemos esta ecuación política que por 20 años ha sido secuestrada. Nosotros, los ciudadanos estamos conscientes que sólo con coraje cívico y organización creadora re-enrutaremos la paz y la libertad secuestrada por una secta militarista, primitiva y cobarde que est de espalda a la historia y al destino de una sociedad´, que en pleno siglo XXI cree en la democracia, en la política y en un gobierno constitucional.

Tus bendiciones nos permitirán a convertirnos en Masa Crítica inteligente para asumir nuestras responsabilidades políticas administrativas y comprender, como lo han hecho otros estados en el hemisferio occidental, que tenemos defender la libertad y lograr la paz social como parte de nuestra responsabilidad histórica en esta grave coyuntura. Nuestra fortaleza cívica avizora cómo en otra sociedad del hemisferio occidental, que la república de Venezuela requiere un cambio por la vía de la transición política. No hay dudas en el espacio político del continente americano que quienes hoy representan al Estado Cuartel, están fuera de la Constitución y las leyes, ensayan la violencia y la cooptación una revolución anacrónica en pleno siglo XXI. Real absurdo ante la libertad y dignidad que ofrece la democracia.

La ciudadanía venezolana y las autoridades religiosas celebramos la beatificación del Dr. José Gregorio Hernández que se expresa desde ya como una guía, para que crezca nuestro empeñó fortalecido y entusiasmo propio de un pueblo cristiano y dispuesto a enfrentar su vida cívica y, sobre todo, reinstalar la paz social. Paz social fundamental para crecer en el siglo XXI para crecer en la familia, distante de la guerra psicológica, los grupalismos, la violencia y el maltrato de quienes se creen en el derecho de pisotear el gentilicio del venezolano. Que quede claro el país, el ciudadano ha sido fortalecido por la presencia del Beato José Gregorio Hernández, con lo cual crece nuestro ánimo en la dirección de hacer política para negarles espacios a las camarillas militares, y a esos grupos militarizados que están montados sobre las bayonetas.

Es la ciudadanía energizada por la virtud de un venezolano único, insigne ejemplo de la venezolanidad que los energiza en la práctica de la política, distante de la antipolítica, lejos de la barbarie como gobierno y con disposición de practicar la política. Política como Elogio, creadora de Civilidad, entendida como Ciencia de la ciencia, creadora de la civilización, de la conciliación y segura de que el gobierno que se establezca será pacífico y la ética política será su actividad superior como nos lo ha enseñado el Doctor José Gregorio Hernández, médico civil, medico de los pobres, ejemplo de Venezuela y el mundo.

Es original,

Director de CEPPRO-CSB

@JMachillandaP

Caracas, 23 de junio de 2020