Hiperinflación y patrones de consumo

En este artículo reseñamos las previsiones de los expertos convocados por Venacham en su reunión anual. Prevén una hiperinflación mayor a la estimada por el FMI, por lo que la caída en el consumo se profundizará. Visualizan una sociedad dividida en dos por el tema de las remesas, coincidiendo así con las previsiones de Encovi 2017. El socialismo del siglo XXI ha profundizado la inequidad y la desigualdad en la sociedad venezolana.        

En un artículo previo señalamos que Venacham,  la cámara que agrupa a las empresas norteamericanas en Venezuela, realizó su reunión anual recientemente. El tema central fue las perspectivas económicas para el 2018. Los expertos convocados plantearon el tema de la emigración y de la fuga de talentos así como de la contracción del consumo, como dos aspectos que están estresando a las empresas. En el artículo  mencionado nos concentramos en la fuga de talentos, las fuerzas que la impulsan y las implicaciones para las empresas y las instituciones universitarias de docencia e investigación (Ver: Dígalo Ahí, n°3, abril 10, 2018)

En este escrito nos concentraremos en otro de los problemas  que abordaron en la reunión mencionada, el de la hiperinflación y los patrones de consumo. El tema de los cambios en los patrones de consumo fue presentado por Luis Maturen, director de la encuestadora Datos. Este es uno de los aspectos cruciales,  debido a la reducción de la capacidad de compra de la población causada por la inflación desbordada. Según Maturen, la gran mayoría de las personas declaran que no les alcanza el dinero y compran menos de la mitad de lo que necesitan y están restringiendo su consumo en ropas y calzados, entretenimiento, bebidas alcohólicas y cuidado personal focalizándose en alimentos.

La caída en las compras de objetos de cuidado personal es un cambio dramático en un país como Venezuela donde cada joven se cree una potencial Miss Venezuela y gastan una enorme cantidad de dinero en maquillaje y peluquería. Esto aparentemente ya no es así, pues la prioridad son los alimentos. Además, la mayoría de los consumidores opina que no pueden adquirir todo lo que desean, lo que revela el deterioro de la capacidad de compra por la inflación.  Esto fue evidente en la “Encuesta de Condiciones de Vida” del año 2017 (Encovi 2017) y se profundizará este año.

Ante esta situación, que el representante de la empresa Datos calificó como una “situación de sobrevivencia”, los expertos están recomendando a las empresas elaborar presentaciones más pequeñas y económicas de sus productos, cosa que algunas empresas ya vienen haciendo. Los medicamentos no se venden por cajas sino por pastillas. Los cubitos para dar sabor a las sopas no se venden por caja sino en forma individual. Los cigarrillos se venden también por unidades. El precio y la accesibilidad a los productos se convierten así en algo fundamental para las familias que no pueden darse el lujo de elegir en base a la calidad, ya que están en la más elemental situación de sobrevivencia.  

Otro de los expertos que participó en las exposiciones fue la economista Tamara Herrera  quien se centró en el tema de la inflación y las perspectivas de crecimiento económico para este año. Al ser consultada sobre el tema de la hiperinflación, la economista Tamara Herrera señaló que este proceso es de exclusiva responsabilidad del gobierno y se alargará hasta que el gobierno decida hacer algo al respecto.  Sobre las perspectivas de la inflación para este año y las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) que la ubican en 13.000%, la economista respondió que las cifras del FMI son muy optimistas y ella espera que la inflación supere las cifras estimadas por el organismo internacional. Ello es así porque no ve intenciones de rectificación en el gobierno.  Por otro lado, la situación del sector externo es muy frágil. Si bien hay una ligera recuperación de los precios del petróleo, PDVSA está en proceso de colapso. Debido a ello prevé que vamos a tener una dolorosa hiperinflación cuya extensión será responsabilidad exclusiva del gobierno.

Ante la situación de hiperinflación dominante y que tenderá a profundizarse, una parte de la sociedad corre a refugiarse en el dólar libre, el cual ha adquirido un valor muy distorsionado según la economista Herrera. Las empresas ante la sequia de dólares oficiales también han recurrido al dólar libre, lo cual ha agudizado su distorsión. Una parte de los alimentos y medicamentos se están importando a dólar libre y sus precios reflejan el extraordinario valor que ha adquirido el innombrable. Según Maturen, de la empresa Datos, la sociedad se encuentra dividida en dos, una que recibe remesas de sus familiares en el exterior y logra sobrevivir con más éxito que la que no lo recibe. Para esta parte de la sociedad, el problema fundamental es el desabastecimiento y la disponibilidad de productos, los cuales adquieren al margen de su precio. La gran mayoría de la sociedad  no acude a este mercado y depende de los productos regulados, es decir, de las bolsas CLAP. Como lo confirma la ENCOVI 2017 el socialismo del siglo XXI ha terminado por profundizar la inequidad y la desigualdad en la sociedad venezolana.

De ser cierto las previsiones de la economista Tamara Herrera para este año, las perspectivas son de una mayor contracción de la capacidad de compra y del consumo así como de un mayor crecimiento de los índices de pobreza. De tal modo que las cifras de Encovi para el año 2017 sobre estas variables se profundizarán.   

Profesor UCV

josenri2@gmail.com