La Asamblea Nacional en Maracaibo

Ciudadanos Diputados, pido la palabra para expresar lo siguiente:

Por fin se ve un gesto de rectificación en ese cuerpo nacional legislativo, después de habérseles ocurrido perder su tiempo en decisiones inoficiosas como la de nombrar un TSJ paralelo o declarar de hecho al poder ejecutivo como inexistente.  Están regresando por el camino donde han debido comenzar: Legislar desde las regiones de forma itinerante, en contraposición al centralismo asfixiante impuesto a los venezolanos desde la llegada de Hugo Chávez al poder.

Bienvenidos al Zulia, bienvenidos al Estado casi desaparecido, con su Planicie de Maracaibo en total abandono, después que un buen día, el comandante eterno con Lula, prometiera que esa zona sería convertida en la región Agroalimentaria que alimentaría no solo al Zulia sino al mismo Brasil.

Bienvenidos al Zulia, paraíso fronterizo de los grupos paramilitares de derecha y de izquierda, que aún mantienen bajo extorsión, azotada a la Goajira y toda la región perijanera.

Bienvenidos a nuestra tierra del sol amada, donde vivir en tinieblas es ahora nuestra condición habitual, dada la falta de energía eléctrica.                  

Bienvenidos a esta tierra bendita, que por no dejar tuvo el arrojo, de designar a unos de sus parlamentarios, como Gobernador del Estado, por voluntad de más 700 mil zulianos, pero con la mala suerte que prefirió devolverle el poder sin nuestro consentimiento a la espuria ANC.

Bienvenidos, diputadas y diputados a nuestra Maracaibo. Han podido ir a Legislar a una de las canchas de los Barrios del Oeste de Maracaibo, allí donde el hambre como el sol, reverberan arrechamente de doce a una de la tarde.

También han podido escoger la sede de cualquiera de las Federaciones de Transporte Urbano de la Ciudad, para allí escuchar la opinión de nuestros choferes sin carros.

Quizás hubiese sido acogido con buena fortuna por nuestros abuelos, haber sesionado allí mismo, en plena Plaza Bolívar, y no por Bolívar, sino porque en una de sus esquinas, está el Banco Bicentenario, y habrá colas inmensas, a ver si por la presencia de ustedes, Maduro les deja cobrar sus 2 millones de bolívares.         

Hasta no hubiese estado mal, haber escogido nuestra Alma Mater, nuestra LUZ hoy apagada sin estudiantes ni profesores, porque el hambre y la desesperanza los ha aventado más allá de nuestras fronteras.

De todas formas, bienvenidos a esa portentosa Universidad Rafael Urdaneta. Hay que felicitarlos porque han retomado el camino deseado, la razón de ser y estar allí con sus estandartes de parlamentarios.  Pronúnciense por el tema eléctrico, pero desde ya deberían hacer que vuelva de nuevo a funcionar, aquello que, en mis tiempos de Parlamentario, del extinto Congreso de la República, llamábamos BLOQUE PARLAMENTARIO DEL ZULIA.

Vamos señores diputados, de la hoy maltrecha Asamblea Nacional, todavía les queda la mitad del periodo legislativo, hagan que cada uno de nuestros diputados den la cara un ratico por este estado y desde este estado por el país. Eso nosotros los zulianos se lo recompensaremos sino saben que podemos demandarles.

Bienvenidos diputados, legislen y actúen en defensa de Zulia y del país, que todavía tienen tiempo de hacer más ruido que un carro viejo como decía el también recordado y diputado Andrés Eloy Blanco.