La balanza se inclinará cada día más

La evidente irresponsabilidad del régimen se dejó traslucir con la crisis eléctrica al pretender atribuir las causas del desastre a una supuesta intervención electrónica del enemigo necesario, los EEUU. Resulta que la mentira siempre sale a relucir porque los sistemas escadas de control de la línea de transmisión eléctrica son analógicos y en ningún caso es posible que sean objeto de un hackeo electrónico.

Al ser ese el caso resulta evidente que la causa de la caída fue el incendio en la Sabana lo que afectó a las líneas de 765 Kv. Aparte de eso la sub estación San Geronimo, pieza clave en la redistribución de la electricidad hacia el centro del país estaba fuera de servicio, el jueves, antes de que ocurriera el incidente según constató un periodista ruso del New York Times quien estuvo en esos lares del Guárico antes del fatal apagón.

Que consecuencias tendrá ese percance que pone en jaque al país, a nuestro parecer, inclinará aún más el peso de la balanza en contra de Maduro ya que por culpa de el la mayoría del país no tendrá ni luz ni agua suficiente para paliar la ya dramática crisis.

el presidente(E) Guaidó ha conversado con los gobiernos de Japón y de Alemania, alguno de los países cuyas empresas han sido suministradores principales de los equipos que hacen funcionar a Guri y que ya han ofrecido su apoyo para solucionar las fallas de generación eléctrica. Otros países también están dispuestos a colaborar mientras que de parte del régimen no hay ninguna explicación de cómo podrán resolver el problema, salvo la palabrería usual de que harán grande de nuevo a Venezuela.

La crisis eléctrica de no proceder de inmediato a resolver las causas traerá graves consecuencias para todo el país ya que con los pañitos calientes hasta ahora aplicado y para asegurar que Caracas esté medianamente asistida con el balance crítico entre que llegue agua procedente de los valles del Tuy o luz para la Capital alguien pagará los platos rotos y como siempre será el interior el más perjudicado por aquello de que lo que se preserva, a cómo dé lugar, es que Caracas no se afecte para que no ocurran las palabras de nuestro himno nacional “ seguid el ejemplo que Caracas dió” y no termine de alzarse el bravo pueblo que el yugo lanzó