Partidos políticos venezolanos: ideas para su reinvención

Interesante reflexión sobre lo que seria deseable en el mundo de la política venezolana, con apuntes sobre el origen de nuestros partídos políticos y una prouesta en relación a como deberían tratar de adecuarse a los tiempos. Se presenta la Conclusión del trabajo y se anexa un archivo con el documento en extenso. 

Conclusión:  ¿Una cuarta generación de partidos?

Valdría la pena concluir el presente documento identificando varias interrogantes y esbozando sus posibles respuestas.

¿Está pasando el tiempo de los partidos?  Definitivamente no. El planteamiento de “una  democracia sin partidos” habla de sociedades con dificultad  para  entender  cabalmente el  significado  de  la  democracia  y, dentro  de ella, el de los partidos políticos. Tales organizaciones tienen una razón  de ser. Les corresponde a ellas, para  decirlo en una  frase, preparar gobiernos  alternativos. Esto implica darle forma a visiones del país y socializarlas  de   la  manera   más   amplia  posible;  identificar  y  articular posiciones   e   intereses;   preparar    a   los   eventuales   gobernantes   y legisladores; seleccionar candidatos a cargos  de  representación pública y participar en elecciones. Otras organizaciones podrán  atender algunas de estas  tareas  pero  sólo  los  partidos  pueden y deben  ocuparse  de  todas ellas.

¿Podrían cumplir debidamente los partidos con sus funciones? Sí. Se han mostrado   varios   de   los   problemas    que    estas    organizaciones   han enfrentado y enfrentan pero,  así mismo,  se han  descrito  algunos de  los cambios  que  vienen impulsando o podrían impulsar y que  les permitirían realinearse  con   las  demandas  y  expectativas  de   la  sociedad.  Cabe destacar,  sin  embargo, que  la  reinvención  de  los  partidos  es un  proceso que  debe  ser  impulsado no  sólo  desde  su  interior sino también,  desde fuera de ellos, por los sectores  más avanzados  y dinámicos de la sociedad democrática.

¿Qué ocurría si, a pesar de todo,  los partidos no logran reinventarse? Que la sociedad se fraccionaría en innumerables grupos  de interés. No se está afirmando,  desde   luego,  que   tales  grupos   sean   ilegítimos  ni  tengan derecho   a  expresarse.   Lo  que  se  plantea   es  que  en  ausencia   de  los partidos políticos –reinventados, no los actuales– nadie estará  cumpliendo la función de articular los intereses particulares con base en programas de gobierno.  Surgiría entonces, progresivamente, una dinámica de facciones, de  innumerables  grupos  enfrentados entre  sí  e  intentando  capturar   al Estado .  En  un  contexto   de  ingobernabilidad  como  ese  más  de  uno pensará  que la solución sería un régimen  de fuerza que imponga el orden o, en  otras  palabras, una  dictadura.  Así pues,  la democracia de  partidos representa el  equilibrio  entre  una  sociedad  de  facciones  ingobernables, por una parte,  y un régimen dictatorial, por la otra.

¿Surgirá  en  Venezuela  una  cuarta  generación  de  partidos?  Es  probable que  no  en  los  próximos  años.  Da  la  impresión  de  que  el  fracaso  del proyecto  neocomunista y la  recuperación  de  la  normalidad  democrática en  Venezuela,  traerán   aparejada  la  transformación  de  varias organizaciones  políticas  hoy  existentes.  La  reinvención  de  los  partidos será,  para  muchos  de  ellos, cuestión de  “vida o muerte”. Varios líderes políticos  verán  allí  una  oportunidad  para  canalizar  su  acción emprendedora. Esto no implicará, por supuesto, que  no surja algún otro partido asociado a alguna figura pública. Pero esto no será suficiente para hablar,  con  propiedad, de una  cuarta  generación de partidos. Lo que  se alcanza  a visualizar,  en definitiva,  es la  reforma,  más o menos  profunda, de varios partidos políticos. No debe  olvidarse, sin embargo, que la mejor manera  de predecir el futuro  es creándolo.  Por ello, la reinvención de los partidos, más que predicción, es tarea colectiva a la que es necesario contribuir.

El documento completo se incluye como anexo en PDF