...Pernil o muerte!!!

¿Qué está pasando?, ¿Qué coño esta pasando en el país? le gritaba Nicolás a sus camaradas mas cercanos, durante la cena de navidad que celebraban a todo lujo en las instalaciones del Palacio de Miraflores. El G-2, me informa desde la sala situacional que habitantes de varias zonas de Caracas  y de otras partes del país están protestando en las calles.

Mira Padrino, no me voy a calar esa vaina. Candelita que se prenda candelita que me apagas inmediatamente, le ordenó al Ministro de la Defensa.  Y a Tareck le exigió un informe sobre la situación.

A la mañana siguiente, fueron movilizados todos los comisarios políticos del Psuv, para que procedieran en lo inmediato a la realización de asambleas con los Consejos Comunales.

En la totalidad de las reuniones el desarrollo fue el mismo. Los participantes, reclamaban que habían sido engañados con las ofertas para pasar una Navidad Feliz y Revolucionaria.

- Explíquese camarada, ¿Cuál engaño? Preguntaban los comisarios.

En primer lugar, le señalaron que hacía más de tres semanas que habían cancelado el monto de las cajas de comida suministrada por los Comités Locales de Abastecimiento y Producción y pasó el 24 y todavía no la han entregado.

-¿¿¿??? ….no puede ser, decían los comisarios.

Y eso no es todo, también nos vacilaron con “El Pernil Navideño” a precio justo prometido por los camaradas  El Aissami y Bernal para ser entregado  a partir del 15 de noviembre y a estas alturas “no hemos visto a Linda” como decía el pana Daniel Santos. Entonces camarada comisario, usted sabe como es la vaina….no nos vamos a seguir calando este vacile. Cuando buscan nuestros votos, ofrecen toa vaina y después nos dejan colgados de la brocha.

A estas alturas del debate en las asambleas, los participantes comenzaron a gritar consignas y mostrar pancartas que recogían el sentir de los afectados. En ellas se podían escuchar y/o leer lo siguiente:

Chávez Vive…y el pernil no se consigue.

Uh ah el pernil no se da.

Pueblo temblad / el pernil no aparecerá.

Al escuchar y ver todo aquello, los comisarios intentaron llamar al orden y pretendieron señalar que el incumplimiento en la entrega de los alimentos era producto de la guerra económica de Donald Trump contra la revolución. Y que el deber de todo revolucionario era defender al gobierno bolivariano y someterse a sus órdenes.

-Esto enardeció a los presentes, quienes al unísono vocearon la siguiente consigna:

Y no, y no nos da la gana, una dictadura / sin pernil /  igualita a la cubana.

Tratando de contrarrestar el malestar de los integrantes de los Consejos Comunales, los comisarios llamaron al vicepresidente y al coordinador nacional de los CLAP  para que conversaran con los exaltados asambleistas:

-Ratifico mi solidaridad con la revolución bolivariana y le digo a todos, con el corazón en la mano, que Con hambre / y sin pernil / con Maduro hasta el fin. Gritaba Tareck  con lágrimas en los ojos.

Bernal, apeló a la Biblia para explicar su posición: Intenté multiplicar los perniles como hizo Jesucristo con los panes /…pero no pude.

Pero, los presentes no mordieron ese anzuelo, seguían enardecidos vociferando sus consignas y apelando a la figura de su Líder Único El Difunto Eterno:

Chávez / con Maduro / el pernil no esta seguro.

El Pueblo Unido / busca y no consigue / el pernil prometido.

Pernil o Muerte.

Viendo que el país estaba entrando en una etapa de rebelión, Nicolás convocó a una multitudinaria concentración para explicar las causas que originaron la problemática alimentaria en estas navidades:

Los milicianos y los colectivos llevados al acto con la finalidad de aplaudir a su camarada presidente, comenzaron a gritar Maduro seguro / al pernil dale duro.

Rodeado por la primera combatiente y los enchufados ministros, Nicolás se asoma al balcón del pueblo para decir: Camaradas, fuimos agredidos por el gobierno de Portugal que  saboteó la llegada de los perniles a nuestro país. Con las mafias internacionales del imperialismo impidieron los desplazamientos de los barcos que transportarían esa carne y cerraron las cuentas bancarias con las que íbamos a comprar fiao esos perniles.

Camaradas, en este momento de agresión imperialista hago mío el pensamiento de ese importante ideólogo de la revolución Carlos Marx, quien señaló que “El pernil es el opio del pueblo”.

Este saboteo imperialista, lo vamos a derrotar. Regresen tranquilos a sus casas que mañana vamos a depositar en los bancos otro Bono Navideño para que puedan comprar sus uvas  importadas, para comérselas el 31 de diciembre acompañando las doce campanadas.

La trasmisión en cadena nacional fue cortada cuando el pueblo comenzó a señalar con su dedo índice a las personas que estaban en el balcón, y gritar: Allí están / esos son / los que se roban el chuletón…..