Sagrada y revolucionaria familia

El capellán de los colectivos revolucionarios (La Piedrita, Los Tupamaros y Alexis Vive) en una misa al aire libre, celebrada en el Cuartel de la Montaña, parroquia 23 de Enero, resaltó en su homilía “El valor de la unidad en la familia”. En sus palabras expresó con sentida emoción que: La importancia de la unión familiar radica en los múltiples beneficios que esta tiene para cada miembro de la misma: desde los padres hasta los más pequeñitos. Una familia unida aprovecha los momentos en que están juntos, disfruta de los mismos y además puede superar mejor los momentos de crisis.

Resaltó con mucho énfasis que: La unión familiar es la creación de ciertas rutinas diarias y tradiciones y celebraciones propias que afirma a los miembros de la familia, conecta a los mismos con sus raíces y agregan alegría y diversión a la rutina. Esto incluye el tiempo que pasan los miembros de la familia juntos, mantener la identidad familiar, y crear un balance entre las necesidades familiares y las individuales, para que ambas se puedan cumplir la mayor parte del tiempo. Esto permite que las personas de la familia se sientan libres de expresar sus sentimientos, y también mantiene los lazos entre unos y otros mejor.

No importa qué es lo que la familia haga juntos, sino que hagan algo que sea planeado y disfrutado por todos: espontaneidad, ingenio, humor y diversión son las metas que se deben buscar.

Uno de los milicianos presentes, escuchaba con atención las palabras del camarada sacerdote e iba anotando en una libreta las frases más resaltantes.

-Ahora si nos jodimos contigo, le dijo uno de sus compañeros de armas. Para que estas copiando ese discurso del capellán. ¿Tú como que quieres ser monaguillo o cura?

No vale, le respondió el miliciano. Esto lo hago, para ir comparando realidades y no hacer el papel de pendejo, siguiendo y creyendo en palabras huecas.

-Aja, y con la homilía de hoy, a que conclusiones llegaste.

Bueno, por encimita te puedo decir, sin que me quede nada por dentro y sin temor a equivocarme, que la Primera Combatiente y el camarada Nicolás representan a “La Sagrada Familia Revolucionaria del Siglo XXI”.

-Coño, te pasaste. De donde te sale esa jalada de bolas.

Estas equivocado, no estoy asumiendo el papel de chupamedias sino interpretando las palabras del cura.

-Convénceme, que no te entiendo.

Si prestaste atención, el sermón destacó los valores de la familia, señalando que uno de los pilares fundamentales para alcanzar tal fin, lo constituyen los múltiples beneficios que se logran alcanzar a través de la unidad familiar….

-¿Y?

Bueno, no pases por alto, el ejemplo familiar y revolucionario de la camarada Cilia cuando fue presidenta de la Asamblea Nacional.

-Refréscame la memoria que no me acuerdo.

¡¡¡¡Enchufó de un solo coñazo a cuarenta y siete (47) familiares y allegados!!!!

-Verga, verdad que sí.

Una vez demostrado su apego a las sagradas escrituras de la revolución, siguió su camino en el fortalecimiento de los lazos familiares balanceando las necesidades familiares y las individualidades…

-¿Cómo así? preguntó el compañero miliciano.

Sus hijos y sobrinos sintiéndose protegidos por papi y mami utilizaron los recursos del estado (credenciales diplomáticas y aviones) para operaciones de narcotráfico.

-Me dejaste frío, con toda esa información, y solo me resta preguntarte ¿cuál es el papel del camarada Nicolás?

Sencillamente es el “capi di mafia”.

-Explícate, yo no parlo italiano.

Es el jefe o capo mayor de la familia.

En ese momento, el capellán dio inicio a la liturgia eucarística ¨revolucionaria indicando a los milicianos que ¡¡¡la hostia representaba el cuerpo del Difunto Eterno Líder Único y el vino su sangre!!!...

El miliciano que anotaba todo, le dijo a su compañero: Ahora que nombra  a Chávez, debo decirte que ese era otro “capi” Su padre, madre, hermanos, esposa, hijos y amantes gozaron y siguen gozando de las mieles del poder.

En fin, para la familia revolucionaria “En el Poder está la Unión”

Poder o Muerte…Venceremos