Santa Iris, los médicos y el pan

Comentario de la semana

La semana que finaliza, traía dos efemérides para celebrar o al menos destacar, el miércoles 8 fue el día internacional de la mujer y el viernes 10 el día del médico. En ambas fechas, los presuntos agasajados coincidieron en que nada o poco había que celebrar, conmemorar sería una palabra más apropiada en vista de las precarias situaciones que tanto las mujeres como los médicos están sometidos por la crisis generalizada que se vive en el país.

Las mujeres, y especialmente las madres y amas de casa, hicieron relucir que, con el alto costo de la vida, la escasez imperante y la inseguridad, cumplir con sus funciones es casi un calvario no importa el nivel socio económico al que se pertenezca, todas están sometidas a los mismo avatares o vicisitudes todos los días por lo que celebrar por los derechos conquistados, al menos aquí en Venezuela, sería burlarse de ellas mismas. Parece que la única que si celebró fue la ministra de prisiones, elevada a santa por el jefe del régimen.

En el gremio de médicos, la situación es más desalentadora. La tragedia de los galenos de tener que ver con impotencia pacientes que fallecen o padecen por las faltas de medicinas e insumos esenciales para preservar la vida o mejorar su salud ya les está acarreando problemas psicológicos propios, ante la mirada impasibles de las autoridades sanitarias que celebran, presidido por el exgobernador un acto público anunciando a Aragua como territorio 100% Barrio Adentro, es decir, territorio libre de enfermedades. Mayor cinismo imposible.

Pero entre nuevas santas y territorios libres de enfermedades, llevamos más de 10 días sin pan en las panaderías y nadie dice nada, ni el pueblo ni el gobierno. Tampoco se ha acusado al imperio de la falta de pan, entonces ¿De quién es la culpa?

Al margen: Deseamos la mejor de las suertes a los partidos que decidieron relegitimarse este fin de semana.

Lester L López O