Semana Santa en velas

El sábado santo se enciende el cirio pascual, es señal de la resurrección de Jesús que fue crucificado, muerto y sepultado tras un juicio en el que su delito fue hacerse llamar hijo de Dios y por haberse proclamado Rey de los Judíos.

El ciro pascual se enciende cada año y es sustituido para la siguiente celebración. Es la vela más grande que hay en cada iglesia y representa el fue nuevo y la luz que trae a los hombre de buena voluntad la resurrección del Señor, el regreso de la tierra de los muertos de Jesús de Nazaret.

El ritual en el pasado se llevaba a cabo en la puerta de la Iglesia, el sacerdote se reunía con la feligresía y hacían una especie de fogata que representaba el fuego de la resurrección y la luz de la eternidad.

En Venezuela esta será, hasta el momento, la única vela de renovación que se encenderá y que seguramente será encendida desde los corazones adoloridos y cansados de un pueblo que ha tenido por años que vivir a oscuras debido a la incapacidad gubernamental de resolver la grave crisis eléctrica.

La llegada de la pascua este 2019 representa el cambio, la salida de 20 años de calamidad que convirtieron a Venezuela en el país más pobre de la región a pesar de haber sido el más rico de la misma y el que tenía las mejores y más altas expectativas de crecimiento.

La renovación de un país que clama por un cambio estructural en la forma de administrarse para que haya justicia social, para que haya progreso y desarrollo no solo de las capacidades colectivas sino además de la correcta repartición de las riquezas que genere.

Este sábado santo, cuando en las iglesias del país, se encienda el cirio pascual, este será el momento en que los venezolanos enciendan la única llama de esperanza y cambio y no la que los saca de la oscuridad cada vez que es racionada la electricidad.