Sergio Ramírez y las consignas de “los nietos de la revolución”

En su escrito, Sergio Ramírez se luce con su verbo elegante, un español delicado pero directo al corazón de quienes se solazan en el poder y hunden cada día más en el horror una nación merecedora de todos los respetos. 

Crónicas del Olvido

1.-

Nicaragua está en sus calles. Nicaragua rompió el cerco y se fue a enfrentar la locura de un par de sujetos que la mantienen humillada. Como Venezuela, Nicaragua forma parte del cuadro más desolador de América Latina, sin dejar de mencionar el caso de Cuba, donde la miseria camina por las calles envuelta en el pellejo de cuerpos ambulantes.

El novelista y columnista nica, ex presidente de Nicaragua durante el primer enlace de Ortega con el poder, Sergio Ramírez, coronado con el Premio Cervantes 2018, y autor de títulos como “¿Te dio miedo la sangre?” y “Adiós muchachos”, ha escrito en el diario El Nacional de Caracas el texto “Los nietos de la revolución”, donde habla de la valentía de los jóvenes de ese país centroamericano, y quienes no conocieron la dictadura de Somoza sino las de estos sandinistas de última hora que roban y maltratan a todo un pueblo.

En su escrito, Sergio Ramírez se luce con su verbo elegante, un español delicado pero directo al corazón de quienes se solazan en el poder y hunden cada día más en el horror una nación merecedora de todos los respetos. Las calles de Nicaragua han recibido los cuerpos muertos de casi cien jóvenes universitarios, producto de los disparos de policías y civiles contratados por el régimen para llenar de dolor a toda una Nación.

2.-

El escritor repasa esas acciones, esos dolores, pero también da a conocer las banderas, las miradas, las consignas que la juventud nicaragüense ha desplegado contra un régimen opresor y delincuente.

La inteligente rebelión de los muchachos de Managua y otras poblaciones de ese país se torna poética al usar consignas como éstas, publicadas en su artículo por Sergio Ramírez:

Nos quitaron tanto que nos quitaron hasta el miedo”.

Nunca había visto tantos valientes sin armas y tantos cobardes armados”.

Cuando se lee poco se dispara mucho”.

Disculpe las molestias, estamos cambiando el país para usted”.

Hay décadas donde nada ocurre, y hay semanas donde ocurren décadas”.

Consignas aforísticas, versos que imantan el espíritu de lucha. Palabras que suenan a poesía, que revelan el carácter rebelde y talentoso de unos jóvenes que buscan la libertad pacíficamente. Sin embargo, los asesinos contratados por Ortega y su mujer no dejan de disparar contra la civilidad creciente en el país de Rubén Darío, en  el país de Sandino, en el país de Cardenal, en el bello país del gran escritor Sergio Ramírez.