Sin carnaval que celebrar, directo a la cuaresma…

Apreciación de la situación número 97

Curioseando rápido para precisar el significado del carnaval y su etimología encontraremos en Wikipedia lo siguiente: “A comienzos de la Edad Media la Iglesia Católica propuso una etimología de carnaval: del latín vulgar carnem-levare, que significa ‘abandonar la carne’ (lo cual justamente era la prescripción obligatoria para todo el pueblo durante todos los viernes de la cuaresma). Posteriormente surgió otra etimología que es la que actualmente se maneja en el ámbito popular: la palabra latina carne-vale, que significa ‘adiós a la carne'.”

Ahondando un poco más, el asunto de abandonar o decirle adiós a la carne, también tenía que ver con que para esa época los sistemas de preservación y conservación de alimentos perecederos eran precarios y ante la obligación espiritual de ayunar y abstenerse por 40 días a partir del miércoles de ceniza, la gente sacaba todas las provisiones susceptible a descomponerse y organizaba fiestas y comilonas con el propósito de no perderlas, pero también prepararse para la cuaresma que prescribía la iglesia católica para hacer actos de constricción y purificación, tanto del cuerpo como del alma, y llegar al jueves santo con el mayor grado de pureza posible. Por supuesto, en cada región y culturas diferentes las celebraciones cambiaban y evolucionaban hasta lo que cada pueblo y nación interprete hoy.

En nuestro país, hasta hace poquísimo tiempo, la fiesta era generalizada y celebrada de acuerdo a las posibilidades de cada quien y de las ciudades o pueblos de residencia. Pero he aquí que luego de 18 años de revolución rojita, el carnaval solo será para los enchufados que tengan alimentos que guardar y dinero para gastar.

Según el último estudio de ENCOVI (realizado de manera conjunta por la UCAB, UCV y USB) el 80% de los hogares venezolanos se aproximan aceleradamente a la pobreza y un 53% al nivel de pobreza crítica. También indican que la ingesta de carne de cualquier tipo (incluyendo el pescado), ha bajado a la quinta prioridad en la posibilidad de compra alimenticia de esta mayoría.

Con estos porcentajes, difícilmente la mayoría de los venezolanos tienen nada que celebrar en carnaval, pero lo que sí es seguro es que observaremos la cuaresma.

@lesterllopezo

25/02/1