Una omisión preocupante

Como asistente al evento Congreso Venezuela Libre realizado ayer 26 de noviembre de 2018, en el Aula Magna de la UCV, siento la obligación de resaltar el enorme impacto motivacional que para los participantes provenientes de todos los rincones nacionales ejercieron las diferentes intervenciones que se sucedieron a partir de la inicial a cargo de Luis Ugalde y que culminaron con la realizada por José Virtuoso y Víctor Márquez.

Más allá del trabajo pendiente, convenientemente señalado por todos los que hicieron uso de la palabra, debo hacer referencia a las “líneas de acción preliminares” mencionadas por varios y qué publicadas en la página web del Frente Amplio Venezuela Libre, recogen los planteamientos gruesos surgidos de los 24 congresos estadales.

En estos planteamientos, resalta la ausencia de la palabra DESCENTRALIZACIÓN que no solo es constitucionalmente obligante como forma de actuación del Estado, sino que es un sentimiento que en todos nuestros estados ha sido destacado como necesidad indispensable para la cura de esa forma de gobernar que descansa exclusivamente en el accionar de un gobierno asentado en la capital y tradicionalmente sumisamente rendido a las iniciativas, por no decir “arranques”, del presidente de turno siempre aconsejado “convenientemente”  por los iluminados de turno.

Seguro de que el término está expresado como una necesidad en todas las conclusiones estadales, deseamos que su ausencia en el texto “preliminar” sea producto fortuito de la premura en su elaboración, dado qué de no ser así, estaríamos ante una posición política tradicional absolutamente rechazada por la sociedad venezolana y que encuentra en los gobiernos que hemos tenido y en otras instancias de dirección, públicas y privadas, una clara muestra de ineficiencia y perversión administrativa.

Corregir urgente y explícitamente la ausencia, no solo en el texto sino en el accionar político administrativo diario, es una necesidad sentida e impostergable.