Venezuela, un productor petrolero marginal

La política petrolera del régimen chavista ha destruido la capacidad productiva de la principal empresa pública venezolana, convirtiendo progresivamente a Venezuela en un actor marginal en el mercado petrolero, Si no hubiera mediado el proceso de destrucción acometido por el chavismo, estaríamos en medio de una recuperación económica similar a la de otros exportadores petroleros, sin las carencias que estamos enfrentando. Desandar el camino de destrucción impulsado por el chavismo llevará tiempo y recursos, por lo que Venezuela seguirá siendo por un periodo, difícil de precisar, un actor poco relevante del mercado petrolero.        

Luis Giusti, ex presidente de PDVSA, declaró en una entrevista reciente en el diario español El País que: “si el gobierno de Nicolás Maduro se prolonga, Venezuela se irá convirtiendo cada vez más en un productor marginal”. Destaca Giusti la caída de la producción de PDVSA que, según sus estimaciones, está en 1,3 millones de barriles diarios. Destacó la situación de bancarrota de la empresa “con cinco de las seis refinerías que tiene en el territorio nacional paralizadas, la necesidad de comprar gasolina y derivados en el mercado internacional, el default de los bonos de la empresa”. A eso añade la inmensa corrupción que hay en PDVSA a todos los niveles. Según el ejecutivo petrolero el saqueo inmisericorde de la empresa cuenta ya en decenas de miles de millones de dólares.

La pérdida de importancia de PDVSA como exportador de petróleo se evidencia en su cada vez más irrelevante rol en el mercado de los Estados Unidos, el cual ha sido históricamente uno de los más importantes  mercados para el petróleo venezolano. La situación ha llegado al extremo de que en el periodo reciente, Colombia ha desplazado a Venezuela como suplidor  de crudo a los Estados Unidos. La Agencia de Energía estadounidense reportó recientemente que Colombia exportó en abril un volumen mayor de petróleo que Venezuela al mercado americano.

En entrevista reciente en el programa CNN Dinero, el experto petrolero de la Universidad de Texas Jorge Piñón, destacó el disminuido rol de las exportaciones venezolanas en el mercado americano. A finales de la década de 1990 Venezuela exportaba a los Estados Unidos 1,6 millones de barriles diarios, los cuales han declinado progresivamente durante el régimen chavista hasta llegar a los 400.000 b/d en el momento actual. La cuota de mercado que Venezuela ha ido cediendo, ha sido ocupada por otros exportadores  como Canadá, que es en la actualidad el principal suplidor de crudo a Estados Unidos. La irrelevancia de nuestro país es tal, según Piñón,  que si se diera la circunstancia de que Venezuela dejara de exportar los 400.000 b/d al mercado americano, ello no tendría impacto en los precios o tendría un impacto mínimo, pues, otros exportadores como Canadá asumirían la cuota de mercado venezolana sin mayor trauma.

Se podría argumentar que el mercado de los Estados Unidos es secundario para PDVSA, pues la empresa ha venido reorientando su producción hacia Asia. Si bien esto es cierto en general, habría que precisar que las ventas hechas a los Estados Unidos son pagadas en efectivo y son claves para el flujo de caja de PDVSA. El principal cliente de PDVSA en Asia es China, quien recibe petróleo venezolano en pago por préstamos y no le genera efectivo a la empresa. En otras palabras el petróleo exportado a China no contribuye con el flujo de caja de PDVSA.

Las carencias que enfrentamos en la actualidad son, en parte, consecuencia del retroceso de Venezuela en materia petrolera y de la pérdida de mercados que se ha producido. En esto fue clave la absurda decisión de Chávez de expulsar a la gerencia profesional de PDVSA en el 2002. No menos importante ha sido el proceso de deterioro que le siguió, consecuencia de la política de descuidar el mantenimiento y la inversión en la empresa. De no haber mediado la sostenida destrucción de la empresa acometida por Chávez y sus seguidores, estaríamos en los actuales momentos en medio de un proceso de recuperación económica como lo están otros países petroleros. Así se desprende de las declaraciones de Giusti, quien señaló que cuando llegó Chávez al poder la producción de PDEVSA estaba en 3,4 millones de barriles diarios. A los precios actuales del petróleo Venezuela estaría recibiendo 65.700 millones de dólares, según Giusti, seis veces más de lo que recibirá esta año por concepto de exportación de crudos y derivados, suficiente para cubrir las importaciones de alimentos, materias primas, medicinas y repuestos que actualmente requerimos y satisfacer los pagos pendientes de deuda.

Desandar el camino de destrucción acometido por el chavismo no será tarea fácil, así lo sostiene el ex presidente de PDVSA al señalar que “revertir producción declinante es siempre una tarea costosa y difícil”. Los procesos de apertura petrolera que algunos expertos aconsejan como la mejor vía de la recuperación tampoco es una tarea sencilla y no tiene efectos inmediatos en la producción como lo evidencia el caso de México. Un proyecto de reactivación económica basada en la recuperación petrolera requerirá tiempo y recursos que no tenemos. Es probable que Venezuela siga siendo, por un tiempo difícil de precisar, un actor poco relevante en el mercado petrolero.                

Profesor UCV

josenri2@gmail.com                                                                                   O