...y llegó la hiperinflación

Apreciación de la situación política # 128

Aunque se dice que las situaciones adversas siempre pueden empeorar, es evidente que la situación actual de la crisis general del país apunta en esa dirección. Y seguirá en esa dirección de empeoramiento porque tanto el régimen, como la oposición, carecen del líder capaz de tomar las decisiones justas para comenzar a salir de esta crisis que ya se extiende por demasiado tiempo.

El régimen, que parece que de lo único que está seguro es que continua cuesta abajo en su rodada, han comenzado a depurarse de afiliados incómodos que hasta hace pocos días ocupaban máximos cargos gerenciales en diferentes entes del Estado incluyendo a PDVSA y sus empresas filiales, sin percatarse, aparentemente, que estos señores, ahora detenidos o en vía de serlos, tienen sus secretos que indudablemente utilizaran para, por lo menos, acusarlos de delitos peores de los que se les están acusando.

¿No se percata el régimen, y sus dirigentes, que estas acusaciones mutuas de corrupción mil millonarias terminarán de desprestigiarlo, aún más, en el ambiente internacional, ahora que está buscando financiamiento de organismos multilaterales?

Pero aparte de esto, que revela que el orígen de la guerra económica es la inmensa corrupción del régimen, el gobierno se declara incompetente para afrontar la crisis porque se ha vuelto incontrolable y siente que está contra reloj y los mecanismos de represión serán insuficientes si al pueblo se le termina la paciencia, de allí la posibilidad de acercarse a la mesa de negociaciones con alguna propuesta económica que pueda ser considerada por la AN, incluyendo unas elecciones presidenciales adelantadas con garantías electorales suficientes.

Por su parte, la oposición al régimen se muestra completamente desarticulada en sus acciones. El tema electoral municipal y su participación en las mismas por diferentes partidos opositores así lo demuestra.  También, asistir a las negociaciones en Dominicana con la indiferencia de la población puede prestarse a muchas  interpretaciones, pero sin duda le resta convicción y motivación al equipo negociador. Peor aún, que otros opositores descalifiquen el proceso, y a los asistentes, de la manera más dura posible, no ayuda mucho a lo que al final será la salida política de la crisis.

Mientras tanto la hiperinflación arribó al país oficialmente y, ni el gobierno ni la oposición, dan muestra de cómo salir de las misma, aunque la salida pareciera obvia.

@lesterllopezo

 01/12/17