Inicio

Necesitamos un cambio de gobierno y un país distinto

Santiago Clavijo A.

Las últimas actuaciones de todos los voceros políticos demuestran claramente que hoy, al igual que siempre, la política se practica en al menos dos escenarios: el que vemos todos y el que está restringido a unos pocos. Es este último es donde se va desarrollando la trama central de la obra y de allí el interés que despierta, máxime cuando no trascienden todos los detalles. Quien quiera opinar ¿de qué va? debe hacerlo basado en unas pocas evidencias y muchas suposiciones.

Con esta clara advertencia previa, nos aventuramos a decir .....

Prontuario deportivo

En el sector deportivo venezolano, muchos se preguntan ¿Quién es el ángel protector de Héctor Rodríguez?

Prontuario deportivo

Jesús Elorza G.

En el sector deportivo venezolano, muchos se preguntan ¿Quién es el ángel protector de Héctor Rodríguez?

Un país sin rostro culpable

Marcano, Fernando

Acompaño total y rotundamente las declaraciones del nuevo vicepresidente ejecutivo de la república Aristóbulo Istúriz en cuanto pintar más de mil murales de Chávez por el país.

Instinto de conservación

El instinto de conservación y el miedo han evitado más guerras que el amor al enemigo. Hasta ahora no hubo tercera guerra mundial porque las potencias rivales con más bombas atómicas prefieren pactar que aniquilarse mutuamente. Jesús en el Evangelio pone el ejemplo de un general sensato que al enterarse de que el enemigo tiene más fuerza que él, manda negociar. Venezuela hoy necesita en todas sus instancias activar el instinto de conservación tan maltratado en estos años. Instinto que no llega al amor al enemigo, pero sí a su reconocimiento y al pacto con él. Luego de siglos de matanzas se acabaron las guerras y los conflictos sociales a muerte entre los países europeos, gracias a que prevaleció un instinto inteligente, mejor informado y con visión; por ejemplo, a los empresarios no les podrá ir bien sobre la desgracia de los trabajadores y viceversa.  Invertir en el bienestar de todos es mejor que tratar de prosperar uno quitándole al otro y alimentando el malestar, el conflicto y la guerra.

Páginas