Inicio

La judicialización de la política

Alberto Arteaga Sánchez

En Venezuela, los tribunales se han convertido en escenario para resolver los asuntos políticos que se plantean entre gobierno y oposición, en confrontación absolutamente desigual, ante la realidad de un sistema de justicia que no tiene nada de sistema y menos tiene de justicia.

Hasta hace algún tiempo se cubrían algunas apariencias de legalidad en la designación de los jueces, en particular, en el Máximo Tribunal, pero ahora se ha llegado al extremo de elegir a 13 nuevos magistrados en Diciembre pasado, en los estertores de la extinta Asamblea, violando el debido proceso, sin atender a la comprobación de los requisitos para el desempeño de los cargos, sin conocer las credenciales de los candidatos y sin participación ciudadana, haciendo caso omiso a las impugnaciones  presentadas, siendo el objetivo de esta maniobra la garantía de un tribunal al servicio de la “revolución”.

La judicialización de la política

En Venezuela, los tribunales se han convertido en escenario para resolver los asuntos políticos que se plantean entre gobierno y oposición, en confrontación absolutamente desigual, ante la realidad de un sistema de justicia que no tiene nada de sistema y menos tiene de justicia.

Hasta hace algún tiempo se cubrían algunas apariencias de legalidad en la designación de los jueces, en particular, en el Máximo Tribunal, pero ahora se ha llegado al extremo de elegir a 13 nuevos magistrados en Diciembre pasado, en los estertores de la extinta Asamblea, violando el debido proceso, sin atender a la comprobación de los requisitos para el desempeño de los cargos, sin conocer las credenciales de los candidatos y sin participación ciudadana, haciendo caso omiso a las impugnaciones  presentadas, siendo el objetivo de esta maniobra la garantía de un tribunal al servicio de la “revolución”.

Venezuela reclama con urgencia un cambio de rumbo

Comité Político Nacional de Vanguardia Popular (VP)

Este 23 de enero celebramos 58 años de la gesta histórica que dio al traste con la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. En tal ocasión, el pueblo venezolano, bajo la dirección de una Junta Patriótica, conformada por la más amplia representación de los sectores políticos del país, manifestó a viva voz su descontento y su deseo de cambio y exigió un Gobierno de Unidad Nacional que, a las demandas de libertad y democracia, uniera sus anhelos de justicia social, soberanía nacional, progreso y bienestar para todos.

Venezuela reclama con urgencia un cambio de rumbo

Este 23 de enero celebramos 58 años de la gesta histórica que dio al traste con la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. En tal ocasión, el pueblo venezolano, bajo la dirección de una Junta Patriótica, conformada por la más amplia representación de los sectores políticos del país, manifestó a viva voz su descontento y su deseo de cambio y exigió un Gobierno de Unidad Nacional que, a las demandas de libertad y democracia, uniera sus anhelos de justicia social, soberanía nacional, progreso y bienestar para todos.

Apreciación de la situación nacional # 45

Pocas dudas deben de quedar que la política económica del gobierno responde al pragmatismo político puesto de moda por Eudomar Santos, famoso personaje de la telenovela venezolana de los noventas “Por estas calles”, que decía cuando se le preguntaba ¿Qué vamos a hacer? respondía sin inmutarse: “como vaya viniendo, vamos viendo…”. Tal parece ser la política del gobierno ante la crisis económica que el mismo creó.

El parapeto jurídico con el nombre de “Decreto mediante el cual se declara el Estado de Emergencia Económica en todo el Territorio Nacional”, era imposible de aprobar por cualquier grupo colegiado medianamente sensato que entendiera un poco de principios de economía, mucho menos por la bancada opositora de la AN.

Páginas