Inicio

Epílogo y prólogo

Ignacio Avalos Gutiérrez

Dentro de unos días los venezolanos asistiremos a los centros de votación, un evento en el que, por cierto, tiene puestos los ojos una buena parte del planeta. Nos toca elegir a un nuevo Parlamento, cosa que haremos convencidos, la mayoría de nosotros, de que el CNE nos ofrece una plataforma tecnológica que es de fiar pero, por lo que llevamos visto, igualmente convencidos de que no pareciera ser un arbitro que sabe guardar la imparcialidad a la que está legalmente obligado, sobre todo porque ..... 

Epílogo y prólogo

Dentro de unos días los venezolanos asistiremos a los centros de votación, un evento en el que, por cierto, tiene puestos los ojos una buena parte del planeta. Nos toca elegir a un nuevo Parlamento, cosa que haremos convencidos, la mayoría de nosotros, de que el CNE nos ofrece una plataforma tecnológica que es de fiar pero, por lo que llevamos visto, igualmente convencidos de que no pareciera ser un arbitro que sabe guardar la imparcialidad a la que está legalmente obligado, sobre todo porque ..... 

El mensaje reconciliador de Mauricio Macri

Raúl Aular Flores

Las primeras palabras del Presidente Electo de los Argentinos: “No es hora de revanchismos ni de ajustes de cuentas” me hicieron recordar uno de mis modestísimos artículos escritos para mis amistades en Facebook que deseo transcribirles de nuevo:

 Si la reconciliación permite dejar atrás las peleas para rehacer amistades que han estado interrumpidas por desavenencias personales o colectivas .....

El mensaje reconciliador de Mauricio Macri

Las primeras palabras del Presidente Electo de los Argentinos: “No es hora de revanchismos ni de ajustes de cuentas” me hicieron recordar uno de mis modestísimos artículos escritos para mis amistades en Facebook que deseo transcribirles de nuevo:

 Si la reconciliación permite dejar atrás las peleas para rehacer amistades que han estado interrumpidas por desavenencias personales o colectivas .....

¿Quién es ladrón y cobarde?

El presidente de facto destila un odio que solo un Román Chalbaud y algunos  fanáticos,  adulantes o aprovechadores no perciben. Ese odio no pareciera producto de frustraciones, ya que con mucha suerte, algo de maña  y ser tuerto entre los  ciegos rojos,  logró ser rey.  Nos atrevemos a postular que su odio es producto de que en su fuero interno está consciente  que llegó al más alto cargo de la República sin tener méritos. Reconoce que el Trucutu de la Asamblea, el brinca talanqueras que hoy gobierna en el Zulia y el eterno aspirante a Miraflores, ayer denunciador de oficio y hoy el gran alcahueta .....

Páginas