Apreciación de la situación nacional # 33

Luego de tres semanas de idas y venidas en diferentes escenarios internacionales y con el favor de uno que otro intermediario el régimen ha logrado disminuir las tensiones, por el mismo provocadas, con Guyana y Colombia llevándolas a un punto neutro, que era donde originalmente estaban, en vista que los efectos electorales buscados a su favor en la población venezolana fueron completamente nulos o adversos a sus propósitos, en el mejor de los casos. En estos escenarios internacionales, Maduro completó un periplo por China, Vietnam y el medio oriente buscando dinero fresco para oxigenar su gobierno y tratar de convencer a miembros de la OPEP para buscar un precio del crudo de 70 $/ barril lo que evidencia la total ignorancia de él y sus asesores del comportamiento real del mercado petrolero y de la economía mundial para infortunio de los venezolanos.

Pero tal ignorancia debe ser observada con precaución por la oposición democrática que eventualmente está frente a una victoria electoral el próximo 06D. Para el régimen, tomar las medidas económicas racionales que se necesitan para comenzar a salir de la crisis por ellos mismo generada, tiene un costo político demasiado alto, especialmente en una época electoral, y necesariamente deben esperar el resultado de los comicios decembrinos. Dado que la estrategia preferida y casi única del régimen para afrontar la crisis es endosarle la culpa a otros, no sería de extrañar que si pierden la mayoría parlamentaria, tomarían las medidas económicas necesarias, pero altamente impopulares, manifestando que han sido forzados por la oposición democrática a dictar esas medidas ¿La MUD nacional tendrá previsto ese escenario? ¿Cuál será la respuesta de la MUD nacional si se implementan la unificación cambiaria y liberación de precios y se aumenta el precio de la gasolina, por ejemplo? ¿Apoyaran estas medidas, entre otras que son necesarias tomar pero también impopulares?

Por otra parte, la llegada del presidente de UNT Manuel Rosales y su previsto encarcelamiento, que obviamente atiende a una estrategia política del mismo para oxigenar su imagen en el escenario político nacional, puede traerle más beneficios electorales a la oposición democrática que al gobierno, para quien significa tener un preso político adicional que no le interesa ahora mismo por su imagen internacional completamente deteriorada por la violación reiterada de DDHH y especialmente políticos de sus opositores. En esta coyuntura no debe sorprender que se tome alguna medida judicial muy suave con Rosales, como juzgarlo en libertad, lo que minimizaría su estrategia de aumentar su centimetraje político y le daría al régimen un respiro democrático que necesita.

Por ahora, la necesidad del cambio y los candidatos del cambio, representa para la oposición democrática la mejor estrategia de sumar votos para las elecciones parlamentarias, mientras la estrategia del régimen se centra en sus ofertas populistas, cada vez menos creíbles en la población, y resucitar la imagen del difunto eterno para atraer votantes, con la de Maduro no se quiere nada.

18/10/15