Similitudes que angustian…

Apreciación de la situación nacional # 64

El 11 de septiembre de 1973, desde tempranas horas de la mañana, se desarrollaba en Chile el golpe de estado que derrocaría al presidente constitucional electo en 1970, Salvador Allende, quien se suicidaría en el mismo palacio de gobierno para no rendirse ante los militares golpistas. Las causas que condujeron a la ruptura constitucional fueron múltiples y de diferentes intensidades, incluyendo la participación del gobierno norteamericano presidido por Richard Nixon.

El presidente Allende, por la vía democrática y dentro del marco de la constitución chilena, desde el principio, intentó imponer un modelo socialista marxista que fue rechazado, también desde el principio, tanto por la oposición política como por la mayoría de la población, que prontamente comenzó a sufrir las consecuencias del modelo económico socialista que se intentaba imponer. Luego de tres años de conflictos políticos y deterioro económico y social, la situación del país, en general, era caótica. Grupos armados de la extrema izquierda y de la derecha atentaban contra altos funcionarios incluyendo militares que ocupaban cargos dentro de la administración pública.

La proclama leída por el teniente coronel Roberto Guillard, a media mañana, con el golpe en marcha, describía los causales del pronunciamiento militar y de la situación del país que justificaba la decisión tomada por los militares:

A partir de este momento damos paso a una red provincial y nacional de radiodifusión de las fuerzas armadas. Se invita a todas las radioemisoras libres a conectarse a esta cadena.

Santiago, 11 de septiembre de 1973. Teniendo presente:

1. La gravísima crisis económica, social y moral que está destruyendo el país;

2. La incapacidad del Gobierno para adoptar las medidas que permitan detener el proceso y desarrollo del caos;

3. El constante incremento de los grupos armados paramilitares, organizados y entrenados por los partidos políticos de la Unidad Popular que llevarán al pueblo de Chile a una inevitable guerra civil, las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile declaran…

Muy de lejos, y con situaciones y actores completamente diferentes, después de 17 años de revolución bolivariana en su intento de imponer el socialismo del Siglo XXI, que no es otra cosa que el modelo socialista marxista leninista que intentó imponer el presidente Allende, nuestro país reúne todas las causales que describía el teniente coronel Roberto Guillard en la proclama.

No esperamos que la historia se repita, pero tanta similitud angustia.

05 de junio 2016