Aragua en Red ante la Convocatoria Ciudadana de Aragua

Aragua en Red como plataforma vinculadora de diferentes organizaciones y asociaciones civiles, así como de personalidades que hacen vida pública en la región, ha tenido como objetivo fundacional la promoción de políticas públicas que mejoren la calidad de vida de los aragueños en el marco del respeto a la Constitución, las leyes y a las instituciones del Estado legal y legítimamente constituidas. Hacemos énfasis en el papel de la sociedad civil para promover iniciativas que contribuyan, definitivamente, en el desarrollo del estado Aragua que queremos, de todos y para todos.

Proponemos un estado desarrollado por y para los ciudadanos, gestionado mediante el ejercicio transparente de la política en el que estén garantizados la seguridad jurídica, personal y social de manera integral, dotado de unos poderes públicos descentralizados y autónomos, con unas fuerzas armadas apolíticas y no deliberantes y unos medios de comunicación independientes y al servicio de la comunidad.

Hemos queridos resaltar estos aspectos de gobernabilidad porque no es verdad, como dicen muchos voceros del régimen, que la oposición no tiene nada que ofrecer, que no tiene proyectos y eso, como es característica del régimen es otra mentira más. Proyectos para convertir a Venezuela en un país de primera es lo que sobran.

Pero también estamos convencidos de que para poder desarrollar estas iniciativas de desarrollo es necesario consolidar una auténtica unidad opositora para lograr el cambio del gobierno y modelo político empobrecedor que actualmente nos desgobierna y pretende reelegirse, fraudulentamente, por 6 años más.

Es por esta razón que saludamos esta iniciativa de Convocatoria Ciudadana a la sociedad civil de Aragua para enfrentar con éxito la trágica coyuntura política que nos agobia. Para esto proponemos a esta magna asamblea cuatro aspectos conceptuales o de principios, para que se impulsen con la actuación de la sociedad civil en el corto y mediano plazo:

El primero es que la sociedad civil debe asumir definitivamente su rol de proponer e impulsar la agenda política nacional y regional con los partidos políticos, tal como corresponde a las democracias modernas;

Un segundo principio es erradicar la asistencia a procesos electorales fraudulentos donde nuestra participación continuada más que legitimar al candidato ganador legitima, cada vez más, los procesos electorales fraudulentos en los que seguimos participando. Esta es una conducta que nos coloca en minusvalía como ciudadanos responsables de los destinos de una nación. Exigir elecciones libres, justas y transparentes debe ser un derecho irrenunciable y no negociable a partir de este momento;

Un tercer principio, es la convicción de la necesidad de desarrollar una unidad verdadera (amplia, diversa, no tradicional) construida desde las bases de la sociedad, que le de sustento al actuar electoral de los partidos políticos en procura de la satisfacción de las aspiraciones de la gente;

Finalmente, comprometernos a proponer un cambio de gobierno este mismo año 2018 por medio de una salida constitucional y política que traiga la paz, la reconciliación y el progreso a nuestro país, ¡nos los merecemos!

 

 

 

 

 

Facebook Twitter Share