Aragua en Red: candidatura unitaria con unidad de propósitos para enfrentar lo retos electorales del año 2018

        Este año que recién se inicia tendrá como signo político las elecciones presidenciales previstas para el mes de diciembre según nuestra Constitución, pero tambien están pendientes las elecciones para diputados a los consejos legislativos regionales y los concejales municipales que fueron diferidas arbitrariamente por el CNE y la ANC el pasado año. Sin embargo, las fechas pueden ser establecidas según se acuerde en las negociaciones que se estan llevando a cabo en República Dominicana.

       Ante este escenario político encontramos a los diversos factores y actores de la oposición política democrática dispersos y divididos en su accionar para defender la democracia y ayudar a los venezolanos a salir de las penurias económicas que el propio gobierno ha generado y lo que es peor aún, desea continuar. Este comportamiento, hasta cierto punto incomprensible, de los partidos políticos de la oposición e integrantes de la MUD ha traido como consecuencia una baja importante, quizas dramática, de la credibilidad de los mismos por parte del electorado nacional que desea, mayoritariamente, un cambio de gobierno, pero que ahora se debate entre la incredulidad política, la falta de confianza en los partidos políticos y, lo más inquietante, en la abstención electoral.

      Pero esta situación dramática no cambia la realidad de que el gobierno por la vía electoral pueda ganar la elección presidencial y continuar por seis años más al frente del destino de nuestro país con un futuro carente de oportunidades y desarrollo para los venezolanos en general. La oportunidad de cambiar ese futuro oscuro y sin progreso es precisamente la vía electoral con este o con cualquier CNE. Lo que se necesita es organización, control y unidad de conducción como se logró en diciembre del 2015 en las elecciones parlamentarias.

     Aragua en Red propone que se elija, ya sea por primarias o por un consenso amplio con factores de la sociedad civil organizada, un candidato de la unidad, preferiblemente extra partidos que los unifique en torno a una victoria real electoral para presidir un gobierno de transición por tres años, con el propósito de comenzar a recuperar la economía, restablecer el estado de derecho y crear condiciones para unas elecciones libres, transparentes y justa al finalizar ese periodo de transición.