Colapsó de nuevo la Gran Maracay

La Gran Maracay como se conoce a la conurbación integrada por los Municipios Mario Briceño Iragorry, Girardot, Francisco Linares Alcántara y Mariño, entre otros, se ha visto colapsada por las recientes precipitaciones en lo que pareciera la consolidación del efecto La Niña, como lo llaman los expertos en meteorología, es decir, lluvias copiosas en el trimestre de agosto a octubre.

Lo sucedido recientemente en El Limón y otros lugares del Municipio MBI, después de más tres décadas de aquel fatídico 6 de septiembre de 1987, es parte de una respuesta de la naturaleza a la intervención negativa del hombre en el ambiente, que habrá que evaluar tanto en los daños que generó, afectando más de un centenar de viviendas, como también será indispensable constatar el estado actual de la parte media y alta del Parque Nacional  Henri Pittier.

Probablemente, la intervención en dichos espacios del parque, ya sea resultado de incendios forestales o por la pérdida del dosel vegetal, facilitaron los deslizamientos que acaban de ocurrir, que aunados al crecimiento urbanístico desordenado que ha permitido formalmente la construcción de viviendas en lugares de alta inestabilidad ambiental, han generando las terribles consecuencias repetidamente observadas en nuestro estado.

Si adicionalmente ponemos la mirada al sur de esa Gran Maracay, encontramos que sus pobladores también sufrieron el impacto de las fuertes lluvias recientes, en sectores como Jardines de Santa Bárbara y Coropo en el Municipio Francisco Linares Alcántara, producto del desbordamiento del rio Turmero, que ocasionó también la perdida de enseres en muchas viviendas, al igual que sucedió en siete sectores del Municipio José Ángel Lamas.

Igualmente, este año reencontramos esa historia sin fin representada por la Laguna de Los Cocos sobresaturada, las comunidades de La Punta, Mata Redonda y Aguacatal (I y II) con sus viviendas y calles inundadas por una mezcla de aguas de lluvia con aguas residuales, cada vez menos “protegidas” por el Muro del Lago, el cual, según el último reporte ya alcanzó la cota que había sido fijada como de seguridad (414 msnm).

Ante estas graves y repetidas circunstancia, Aragua en Red quiere ratificar la imperiosa necesidad de una intervención del Estado venezolano, técnicamente planificada y coherentemente ejecutada, para la cual existen propuestas concretas, y en procura de la que le solicitamos a las autoridades competentes:

  1. Restablecer, e instalar donde se requieran, sistemas de alarma temprana en aquellas zonas de riesgo, particularmente en Mario Briceño I., Girardot y Mariño.
  2. Reforzar el mantenimiento continuo de canales y diques, planteándose la evaluación de aquellos que pudiesen requerir reingeniería, para maximizar su capacidad de desempeño.
  3. Formular para la Cuenca del Lago de Valencia un Plan Especial de Recuperación y Conservación en el cual la ordenación urbanística sea el eje trasversal.
  4. Evaluar urgentemente las condiciones prevalecientes en las subcuencas medias y altas del Parque Henri Pittier e instrumentar en consecuencia un plan de mitigación de riesgos.
  5. Formular y ejecutar un programa de capacitación ciudadana para la respuesta a desastres naturales con énfasis en la autoprotección.
  6. Resolver de manera definitiva la situación de los afectados por el crecimiento del Lago de Valencia e impulsar el saneamiento de este importante cuerpo de agua.

Estas tareas deben ser de ejecución inmediata, ya que dejarlo para mas tarde o no acometerlas, como ha sido  costumbrel, dejaria a la poblacion a merced de la proxima tragedia.

...

Facebook Twitter Share