Colombia ofrece 60.000 millones de dólares para estabilizar la economía de Venezuela

 

Colombia propuso un “plan de rescate” para la economía de Venezuela donde especificaron que se deben activar las importaciones y cumplir las políticas económicas

El ministro de Hacienda de Colombia, Mauricio Cárdenas, presentó una propuesta en el Fondo Monetario Internacional (FMI) a Venezuela de 60.000 millones de dólares para la estabilización del país, que podrán ser usados cuando se cumplan las “políticas económicas correctas”.

A través de una entrevista a EFE por su participación en la asamblea de primavera del FMI en Washington, declaró que “nadie sabe cuándo va a darse un cambio de gobierno en Venezuela pero tenemos que estar preparados para eso”.

Cárdenas puntualizó que para lograr dicha estabilización se necesita un plan de importaciones y de este modo poder “abastecer su agricultura, su industria y sus bienes de consumo para asegurar una dieta básica”.

Esta propuesta fue denominada “plan de rescate”, el ministro señaló que fue creado para colaborar con los ciudadano venezolanos y enfocado en el futuro que tendrá el país cuando comience con los cambios necesarios.

“El día que Venezuela adopte las medidas económicas correctas va a requerir una financiación adicional para poner la casa en orden, y que la economía vuelva a funcionar”.

De igual forma, manifestó que sostendrá reuniones con diversos ministros de Hacienda, entre ellos el secretario del Tesoro de EE UU., Steven Mnuchin, para buscar “de quiénes podrían financiar, de quién pone la plata”.

Además instó la ayuda de del Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el FMI, pues alega que es necesario y que lo primero en lo que se deben enfocar es en la Hiperinflación.

"El ministro dijo que la economía de Venezuela “es un manejo fiscal desordenado, donde se está imprimiendo dinero, para tapar un gigantesco hueco fiscal”.

Por último, expresó este problema debe ser tratado para evitar que los habitantes sigan saliendo de sus país a consecuencia de la crisis, porque ello ha traído “unas consecuencias fiscales hoy delicadas pero que pueden convertirse muy rápidamente en graves. Y no solo para Colombia, hay muchos venezolanos que están en otros países”.

También subrayó que el gobierno colombiano ha usado sus propios recursos para extender la ayuda a los inmigrantes de Venezuela pero, ya empieza a haber problemas fiscales, porque estamos hablando de números muy grandes, que requieren servicios de salud, educación, asistencia para su alimentación”.