En Venezuela los niños mueren y Maduro miente

“Hemos entregado 799 millones de UNIDADES posológicas y material médico quirúrgico” se escuchó en aquella alocución el día 7 de enero de 2020. Eran el presidente Nicolas Maduro y el ministro Carlos Alvarado en su el BALANCE DE SALUD 2019 Y OBJETIVOS PARA EL 2020. Como si fuese una hazaña y sin contar que una gasa, una inyectadora, una dosis de antibiótico o cualquier otro insumo es UNA UNIDAD, se burlan de todos.

No es ajeno para nadie que la situación del sistema de salud venezolano ha ido deteriorándose, es cada vez más precaria y el régimen solo publica fachadas de utilería que terminan derrumbadas, como el incendio ocurrido en el servicio de pediatría del HCM después de haberlo maquillado, o la inauguración de un piso remodelado ¿acaso usted inaugura un baño remodelado de su casa? Los hospitales están en pie porque sus estructuras fueron construidas con visión de futuro y planificación, pero se nos convierten en cascarones vacíos donde el personal, empobrecido, emigra.

En Venezuela, las cifras del boletín epidemiológico no habían sido publicadas desde octubre de 2014 por órdenes del alto gobierno. Al fin, en 2016, reapareció el boletín epidemiológico del MPPS en el cual pudimos evidenciar el drama de la mortalidad materna e infantil, con una elevación de 65% de mortalidad materna en un año y de 29,5% de la mortalidad infantil entre 2015 y 2016 (6 veces más de lo que venía aumentando). Esa publicación le costó el puesto a la entonces ministra de salud, y con esas cifras, la decisión de las autoridades fue vender el sofá.

La realidad es que, según publicación de la OMS, la variación de la tasa de mortalidad infantil, la mortalidad neonatal y la mortalidad en niños menores de 5 años, entre 2010 y 2017, nuestro país es el único que muestra aumento de la mortalidad en los tres indicadores, al contrario de Haití y el resto de los países del continente, cuyas cifras muestran reducción de la mortalidad en estos grupos.

Entre otras cifras que se dieron en la alocución de este mes, se encuentra 93 millones de consultas en Barrio adentro, lo cual dividido entre los días del año (calculando 238 días laborables) y los 13496 establecimientos, resulta en 28 consultas diarias por cada centro. Esto demuestra el rotundo fracaso de los planes de atención primaria en salud, mientras las epidemias reemergen (tuberculosis, malaria, difteria entre otros) y la morbimortalidad sigue en aumento. Nuestro presupuesto en salud no llega al 1,9% del presupuesto nacional mientras que se calcula que para la misión BA los presupuestos alcanzan el 5% a partir de 2010.

“Hoy la revolución ha colocado a Venezuela en las mejores condiciones para construir un poderoso sistema de salud integrado al servicio del pueblo, gratuito y de calidad. Llegamos al 95% de vacunación nacional.” Es lo que llamamos Verdades a medidas. Aquí la cita textual de la pagina de la OPS/OMS en 2019: “Cerca de 3 millones de niños han sido vacunados contra la poliomielitis en Venezuela, durante una campaña nacional de vacunación, que se inició el 14 de julio y se extendió hasta el 25 de agosto. Esta campaña fue realizada por el Ministerio de Salud, con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).” “Desde que inició el brote, más de 13 millones de dosis de vacunas contra el sarampión y la rubeola (SR) han sido gestionadas a través del Fondo Rotatorio de la OPS, así como jeringas y otros insumos necesarios para la campaña de vacunación.”

Para nadie es un secreto que entre 2017 y 2019 nos convertimos en exportadores de sarampión, las madres venezolanas vivieron un calvario pescando vacunas para sus hijos o pagándolas en divisas.

Y mientras siguen dando números absolutos pero no estadísticas comparativas, el servicio de cardiología del JM de los Ríos cierra. “La última residente que había en el servicio de Cardiología se graduó y ya no hay atención. Seguimos sin radiología en el hospital, los exámenes de laboratorio son escasísimos porque no hay personal y además solo hay dos cupos en terapia intensiva”, refiere una colega del servicio de Medicina III de ese hospital. En agosto 2018 empezó a acumularse la lista de niños en espera de trasplante de medula ósea, un preescolar de 3 años falleció en noviembre de 2019 y otra de 2 años en diciembre. Hoy son 30 en espera. Desde el martes 14 de enero, el servicio de hematología del hospital JM de los Ríos está cerrado debido a fallas graves que incluyen personal, suministros, falta de agua y el cierre del quirófano. Hay que ser perverso para declararse victoriosos en esta situación.

 Otras mentiras:

        Es en materia de salud donde más nos ha golpeado el imperialismo

        Hemos hecho milagros para lograr la dotación de medicamentos

        Han pretendido y pretenden destruir el SPNS

        El plan es lograr la intervención a través de la emergencia humanitaria

        Han impedido el arribo de aviones y barcos repletos de medicinas

        Resulta muy difícil traer los repuestos para BA i y II

Nos preguntamos ¿cómo es que no han podido bloquear la compra de armas, de vehículos de lujo traídos desde el mismo imperio y la proliferación de bodegones repletos de mercancía traída del norte que se encuentran incluso en locales de zonas militares? Mientras tanto, los pacientes y el personal, no asiste a los hospitales por falta de transporte, porque los salarios no alcanzan ni para pagar pasaje, mucho menos para comprar zapatos e ir a pie, y la salud ha resultado la más costosa de nuestra historia haciendo que los pacientes deban adquirir los insumos con listas enormes, pagados de sus bolsillos.  ¡Hasta el papel para récipes es reciclado y llevado por los pacientes! En toda nuestra historia republicana, no habíamos vivido mayor injusticia y diferencia social.

 El verdadero bloqueo es el informativo. La información nos permite establecer políticas de planificación salud y demostrar cuan eficientes son. Merecemos respeto y calidad de servicios. Será cuando los gobernantes utilicen los mismos sistemas de salud que el resto de los ciudadanos, los mismos hospitales, cuando se haya logrado un servicio digno para todos los venezolanos, en especial, para nuestros niños.  

MEDICOS UNIDOS DE VENEZUELA. CAPITULO ARAGUA.

Enero 2020

 

 

Facebook Twitter Share