La Academia Nacional de Medicina alerta sobre uso del Interferón

Los doctos consideran que este medicamento solo debe tenerse como tratamiento experimental

La Academia Nacional de Medicina (ANM), emitió este domingo un comunicado en el que alertan sobre el uso, en los pacientes afectados por covid-19, de fármacos como el Interferón alfa 2, que no tienen utilidad terapéutica demostrada y seguridad, tal como lo exigen la normas nacionales e internacionales.

Como es de conocimiento público, el ministro para la Comunicación y la Información, Jorge Rodríguez, informó el pasado jueve que Venezuela cuenta con millones de dosis del medicamento cubano Interferón e Hidroxicloroquina para combatir el coronavirus (covid-19) que ya ha registrado 70 casos positivos en el país, todo como parte de los acuerdos suscritos en materia de salud con Cuba.

La ANM indica en el comunicado que el Interferón alfa 2 solo debe considerarse como un tratamiento experimental y por lo tanto requiere para su aplicación, la opinión de una comisión de bioética o de un grupo de expertos independientes y ofrecerse en ausencia de otras alternativas de tratamiento de eficacia y seguridad.

Advierten que si los pacientes están dispuestos a aceptar el tratamiento, “el desafío consiste en garantizar que los mismos estén protegidos contra efectos indeseables, especialmente si los tratamientos se ofrecen fuera de la debida regulación”.

A continuación el contenido completo del oficio emitido:
Comisión de Bioética autónoma o de un grupo de expertos independientes. Igualmente, solo debería ser considerada en ausencia de otras alternativas de tratamiento de eficacia y seguridad comprobadas y previo consentimiento informado por escrito del paciente o de su representante legal (Código de Deontología Médica de la Federación Médica Venezolana) y en situaciones extremas mediante un programa de uso compasivo. En estos casos, los pacientes y sus familias deben tener acceso a información imparcial, válida, suficiente y precisa y conocer las incertidumbres sobre los posibles resultados antes de tomar una decisión sobre la aceptación de un tratamiento experimental.
Es comprensible que las personas afectadas por la enfermedad mencionada, puedan estar dispuestas a someterse al tratamiento, a pesar de las incertidumbres sobre la eficacia o seguridad del mismo. El desafío consiste en garantizar que los pacientes estén protegidos contra efectos indeseables, especialmente si los tratamientos se ofrecen fuera de la debida regulación. Finalmente, es indispensable que los profesionales de la salud actúen de manera responsable de acuerdo con la ética médica y que cualquier tratamiento ofrecido a un paciente constituya la mejor opción disponible, no inducida por otros incentivos.

Por la Academia Nacional de Medicina:
Dr. Leopoldo Briceño-Iragorry , Presidente ANM
Dr. Huníades Urbina-Medina, MD, PhD, Secretario Acadèmico

Colaboradores: Comisión de Bioética, Dra. Issis Nezer de Landaeta

 

https://www.eluniversal.com/politica/65209/la-academia-nacional-de-medic...

Facebook Twitter Share