La Alianza Nacional Constituyente (ANC) a los venezolanos

La Alianza Nacional Constituyente ANC, hace suya, ratifica y se solidariza plenamente con la posición expresada por la Conferencia Episcopal Venezolana en su extraordinaria Exhortación del 12 de enero del presente, donde, no solo caracteriza acertadamente de“panorama negativo y desolador” la situación actual del país, sino que reiteran  las palabras del papa Francisco del 8 de enero del presente: "Pienso especialmente en la querida Venezuela, que está atravesando una crisis política y humanitaria, cada vez más dramática y sin precedentes...".

Nos merece especial atención la aseveración, entre tantas otras de igual o mayor trascendencia, al señalar que "La raíz de los problemas (del país) está en la implantación de un proyecto político totalitario, empobrecedor, rentista y centralizado que el gobierno se empeña en mantener" y en ese sentido señalan los obispos de Venezuela que la “La Asamblea Nacional Constituyente es inconstitucional e ilegítima en su origen y en su desempeño… que  pretende erigirse en un supra poder con funciones ejecutivas y judiciales” y que la "Ley contra el Odio y la Intolerancia", nacida de la misma Asamblea, criminaliza toda manifestación en su contra y propicia la multiplicación y difusión de toda clase de rumores y especulaciones, cuyo efecto es consolidar un control absoluto de actividades y provocar el miedo y la autocensura.

Así mismo señala el documento  de las dificultades de entendimiento entre el gobierno y la oposición y acto seguido, tal y como nosotros en la Alianza Nacional Constituyente  lo ha venido proponiendo al país, plantea la Conferencia Episcopal Venezolana la exigencia de que sea el pueblo el que… asuma su vocación de ser sujeto social con sus capacidades de realizar iniciativas como, por ejemplo, que la sociedad civil lleve adelante una consulta para señalar el rumbo que quiere dar a la nación como prevé nuestra Carta Magna (Cfr. Art. 71). Si se negara este derecho o se entorpecieran las iniciativas para concretarlo, sólo quedarían dos posibilidades: pérdida definitiva de la libertad, con todas sus consecuencias, o acciones de resistencia y rebeldía contra el poder usurpador. Es el pueblo organizado quien tiene la última palabra. Y que “No habrá una verdadera solución de los problemas del país hasta tanto el pueblo no recupere totalmente el ejercicio de su poder.”

Se indica que el dialogo es necesario en condiciones distintas a las que hasta ahora se han establecido, y que toda negociación ha de fundamentarse en la integridad de los negociadores, en objetivos claros y en una agenda preestablecida y conocida, para que pueda gozar de la confianza y credibilidad de la población. Y señala: “Ante la dramática situación que afecta a todos, especialmente a los más pobres, hay dos actitudes: la conformista y resignada, de quienes quieren vivir de las dádivas, regalos y asistencialismo populista del gobierno y otra, la de quienes, conscientes de la gravedad de los problemas, buscan instaurar unas condiciones de verdad, justicia e inclusión, aún a riesgo del rechazo y la persecución. La actitud de resignación es paralizante y en nada contribuye al mejoramiento de la situación. Lo positivo y lo eficaz es el compromiso, la esperanza y la solidaridad. ¡Despierta y reacciona, es el momento!, lema de la segunda visita de san Juan Pablo II a Venezuela (1996),”

Aparte de adherirnos a la exhortación episcopal, también la Alianza Nacional Constituyente, ANC, se solidariza con la Iglesia Católica y apoya toda iniciativa contra la pretendida criminalización de parte del régimen contra Mons. Antonio López Castillo, Arzobispo de Barquisimeto y Mons. Víctor Hugo Basabe, Obispo de San Felipe, al querer aplicarles la inconstitucional Ley contra el Odio y la Intolerancia, ante sus orientadoras y acertadas palabras recogidas efusivamente por millones de venezolanos que las oímos, emitidas en las homilías del día de la Divina Pastora, amenaza que es… una prueba más de que dicha ley está concebida para aplicarla y criminalizar a todo aquel que le cause malestar al gobierno y sus postulados.

Igualmente, la Alianza Nacional Constituyente,  ANC, hace manifiesto ante la opinión pública nacional su firme rechazo ante la despiadada e inhumana conducta que condujo al régimen de Nicolás Maduro, a cometer  el cruel y monstruoso crimen  en contra  un grupo de venezolanos  opositores al régimen encabezados por el fallecido ex Inspector del CICPC, Oscar Pérez, que a pesar de haber manifestado  de manera pública y comunicacional, entregarse a los funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana FANB,  fueron igualmente ejecutados en una acción bélica desproporcionada de la que fue testigo la nación y la Comunidad Internacional; hecho que reafirma el carácter violatorio a los derechos humanos y políticos de los venezolanos y al ordenamiento constitucional y legal vigente, reafirmando la abominable práctica de  ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, del régimen, violando el derecho a la vida establecido en el art. 3, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”. y al Pacto  Internacional de Derecho Civiles y Políticos, art. 6, 7 y 8  que no solo establece:“ Nadie podrá ser privado de la vida arbitrariamente.”, sino también diversas salvaguardas que garantizan un juicio justo e imparcial. Instrumentos legales suscritos por la Republica y de obligatorio cumplimiento.

Ante estos hechos manifestamos que:

La Alianza Nacional Constituyente, reafirma su decidido propósito de concretar desde la Sociedad Civil Venezolana“que el pueblo venezolano decida”, en ejercicio de la Soberanía Nacional y del Poder Originario en una Consulta Popular, cual ha de ser el rumbo y la solución que el país requiere, dentro de un espíritu de unidad, paz y reconciliación, haciendo suyo la exhortación de la Conferencia Episcopal Venezolana en referencia y ratifica el llamado a los venezolanos derechazar con firmeza todo despropósito del régimen de criminalizar, el ejercicio libre y democrático de toda iniciativa referida a nuestros derechos humanos y políticos y las contenidas en nuestra constitución y leyes de la república.

La Alianza Nacional Constituyente, ANC, exige que los órganos competentes y en especial la Asamblea Nacional, la legitima Fiscalía General de la Republica y el legítimo Tribunal Supremo de Justicia en el exilio, abran la averiguación exhaustiva de los hechos ocurridos en El Junquito en fecha 15 de Enero de 2018 y se haga justicia con los responsables directos e indirectos de estos abominables hechos. Igualmente abogamos a la solidaridad internacional para que a instancias internacionalesse profundice las sanciones que en todo sentido se deriven de esta cruel actitud e inhumana conducta.

Caracas 20 de Enero de 2018