La solución a la crisis solo está en nuestras manos

Durante algún tiempo hemos observado cómo aumenta en el país la brecha que separaba las opiniones sobre cómo  podía superarse esta dramática circunstancia que mantiene a Venezuela al borde del abismo.

La situación llegó a tal extremo que un sector significativo de la opinión pública se dejó llevar por la fantasía de que la crisis sería resuelta por medio de una intervención militar extranjera que daría al traste con los actuales mandamases. Esa idea dificultaba las posibilidades de crear suficiente entendimiento entre los diversos factores que integran lo que se puede denominar, en sentido lato, la oposición al régimen.

No bastó la declaración del Grupo de Lima que condenaba toda acción militar en nuestro hemisferio para convencer que, esa solución, por lo menos en las actuales circunstancias no era viable, y fue necesario que ratificara lo mismo, en distintos términos, la Unión Europea y como colofón  las recientes declaraciones, en el mismo sentido, del embajador de Colombia ante los Estados Unidos y las de altos funcionarios del gobierno del presidente Trump.

¿Cuál es el mensaje que la comunidad internacional nos está enviando? Es muy simple, únanse, tengan un propósito compartido, una hoja de ruta coherente y consistente, dejen de lado las divisiones mezquinas y luchen por reconquistar a su país y si lo hacen, pueden estar seguros de que contarán con todo nuestro apoyo en el terreno que sea, pero eso sí, no sigan pensando que haremos nosotros la tarea por ustedes.

Para superar esta crisis y reconstruir el pais se requerirá de  ingente cantidad de dinero que necesariamente provendrá de la comunidad internacional y como es obvio esta no liberará ningún monto si no ve coherencia y unión entre los venezolanos que decidan enfrentar el reto de cambiar a su nación.