Las transacciones en divisas en las zonas más pobres de Venezuela ya no son un privilegio

Las puertas se abren en el vagón del metro en la estación de Agua Salud y un vendedor vende siete chocolates por un dólar. En la Plaza de los Tres Reyes Magos , frente a la estación de metro , que es gratuita porque no hay dinero en efectivo para pagar el servicio , hay una larga fila de puestos de comida donde también aceptan moneda extranjera: $ 5 por pepito y $ 1 por un refresco, aunque algunos pagan Bs.S. 75,000 (el precio de un dólar “paralelo” o del mercado negro este fin de semana de 2020). Más adelante, en la zona central de 23 de enero ,Un grupo de amigos está bebiendo cerveza en La Milagrosa y amenaza al dueño con pagar bolívares. “El único verde que tengo es esta camisa que llevo puesta”, dice uno de ellos, riendo y pidiendo otra ronda de cerveza.

Un dolarizado 23

Gregory, el dueño de la licorería, no ha tenido un punto de venta en meses de todos modos. Si alguien quiere pagar en bolívares, solo puede hacerlo a través de una transferencia bancaria. Gregory abrió La Milagrosa hace 16 años y todavía siente que su negocio aún no se ha estabilizado. “Venezuela tiene una economía arriesgada. Tiene que adaptarse e intentar hacer lo mejor para su negocio ”, explica. La Milagrosa es una licorería que abre sus puertas a los lugareños que desean reunirse, tomar una copa, reír y, hoy, hablar sobre la dolarización: “Hay un pequeño adicto al crack que vive en la calle. Un drogadicto, sin hogar, sin trabajo. Nadie tiene bolívares, por lo que pide un dólar. Algunos podrían dárselo.

Gregory se dio cuenta, a principios de 2018, de que cada vez más personas buscaban pagar con dólares, y durante los apagones de marzo del año pasado, se estableció la dinámica. Para el último trimestre, más clientes pagaron con dólares estadounidenses que con bolívares. Gregory acepta la moneda nacional, pero los precios de sus productos están sujetos a la tasa del día del dólar, lo que lo obliga a él y a sus clientes a recalcular los montos de cada compra y la fluctuación de la moneda todos los días. Los compradores deben pagar una parte en bolívares o comprar más artículos, para alcanzar un número redondo. Ahora, Gregory ha agregado a su lista de tareas la adquisición de billetes pequeños, para que pueda cambiar: “La gente paga con billetes de $ 1 y $ 5, pero también recibimos muchos billetes de $ 20. Si le digo a un cliente que no tengo ningún cambio y que tienen que comprar más cosas, nunca volverán.

Agrega que escribir facturas en ambas monedas no le causa muchos problemas y el único inconveniente de la dolarización es que ha dejado completamente de lado el bolívar. “Creo que fue necesario, y creo que es algo positivo. La gente ha estado ahorrando su dinero nuevamente, poco a poco. Algunas personas solo pueden ahorrar $ 3, pero ahora tienen $ 3 que no tenían antes “. Sin embargo, Gregory piensa que la hiperinflación es la razón por la cual ahora se usa moneda extranjera en toda la ciudad:” El verdadero problema no se puede resolver con esto . Los precios siguen subiendo, sin importar la moneda que uses “.

Comestibles, productos básicos, medicamentos e incluso ropa usada y alimentos vendidos por gramo se ofrecen en dólares o bolívares, pero al tipo de cambio del día. La moneda extranjera ahora está tan extendida en las zonas de bajos ingresos de Caracas que el intercambio de productos y servicios no se limita a dólares estadounidenses. Incluso los pesos son más valiosos para los dueños de negocios que el dinero venezolano.

Ángel Alvarado, economista y miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, explica que aquellos que pueden contar regularmente con dólares estadounidenses suelen ser personas con empleos que pagan en dólares o quienes reciben remesas de familiares en el extranjero: “La dolarización no existe, Lo que sucede a diario en las zonas pobres de Caracas y el resto del país es que nos hemos vuelto tolerantes al uso de moneda extranjera como una forma de protegernos de la hiperinflación “.

En el otro extremo del 23 de enero, en el Observatorio, Iván Azuaje atiende su taller de reparación de motocicletas hasta la noche. Durante 2018, vendió artículos comprados en Cúcuta, pero en septiembre se dio cuenta de que ya no era rentable: “La escasez es menos común ahora, después de que permitieron que los productos se importen nuevamente, por lo que ahora los precios allí son más o menos los mismos que aquí”. . Hoy, solo dirijo mi taller de reparaciones y eso es todo ”. Vende motocicletas, repuestos, mantenimiento y reparaciones, pero también confiesa que muy pocas personas pagan en bolívares. “Ni siquiera vale la pena calcular el tipo de cambio”.

Iván posee una tienda de motocicletas y dice que pocas personas pagan en bolívares: “Ni siquiera vale la pena calcular el tipo de cambio”.

Estos cambios también incluyen espacios como instituciones educativas privadas, pero en San José de Calasanz de Fe y Alegría, el 23 de enero, la tarifa mensual no se puede cobrar en moneda extranjera. “Nuestra tarifa es Bs.S. 10,000, menos de un dólar ”, explica Marisol Mendoza, directora y trabajadora de la escuela durante 25 años. “Tenemos que sobrevivir con bolívares, y esto se ha convertido en un problema cuando queremos comprar almuerzo para 130 estudiantes. Cinco de ellos sufren de desnutrición. Cuatro maestros ya han renunciado porque el salario en bolívares no es suficiente “.

Para leer la nota completa pulse Aquí

Facebook Twitter Share