#loquequepaquesesepa

¿Cuánta razón tenía Héctor Alonso López cuando en 1990 afirmo "O cambiamos o nos cambian"?

También afirmo que: “En Venezuela las organizaciones políticas viven una crisis profunda, cuyo fenómeno se pone en evidencia con la poca credibilidad que se tiene sobre los mismos. En el fondo esto significa que las organizaciones políticas han roto con su vínculo orgánico: vanguardia de la sociedad civil.

Me pregunto: ¿Después de 28 años, habrá cambiado en algo esa falta de credibilidad? 

¿Tenía o no tenía razón el Senador (COPEI) Pedro Pablo Aguilar cuando 1990 afirmó que "Es necesario reinventar los partidos"?

También manifestó:

Los partidos políticos están sometidos a un severo cuestionamiento, el país está viviendo una época de crisis, los reajustes macroeconómicos producen hondo malestar social, se ha debilitado peligrosamente el Estado de Derecho, es evidente el deterioro progresivo en la calidad de vida, como evidente es el aumento de la pobreza. Tenemos uno de los ingresos per capita más altos de América Latina y, sin embargo, millones de venezolanos viven en la miseria y padecen hambre.

Me pregunto: ¿Ante tantas verdades, que impidió el viraje del timón del estamento político para evitar el 4F y la podredumbre de estos barros que nos ahogan?