Pese a las diferencias la oposición coincide en la salida de Maduro

“La estrategia de Guaidó va de la mano con la de Estados Unidos, no veo contradicción”, dijo Luis Salamanca. Los diputados Williams Dávila y Luis Lippa afirmaron que las discrepancias en la dirigencia opositora no han influido en que aún no se haya logrado el cese de la usurpación

Aunque existen diferencias dentro de la oposición venezolana, que han sido más notorias después de la celebración de las elecciones de diciembre de 2015, existe una convergencia entre los partidos políticos en un objetivo común: la salida de Nicolás Maduro del poder.

El politólogo Luis Salamanca y los diputados Williams Dávila, de Acción Democrática, y Luis Lippa, de Primero Justicia, coincidieron en que, pese a las discrepancias internas, la dirigencia opositora ha dado su respaldo al presidente interino, Juan Guaidó, en  mayor o menor medida, como líder del proceso por la restitución de la democracia.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, opinó, en un audio filtrado por el diario estadounidense The Washington Post, que los opositores a Maduro están muy fraccionados y divididos. “Nuestro dilema, que es mantener a la oposición unida, ha resultado ser tremendamente difícil. Siguen divididos sobre cómo enfrentarse al régimen de Maduro”, dijo.

Afirmó que en caso de que Maduro se vaya “todos levantarán la mano y dirán: ‘Tómame, soy el próximo presidente de Venezuela”.

A juicio de Salamanca, con estas declaraciones el funcionario estadounidense no trata de debilitar a la oposición venezolana, sino enviarle un mensaje para que se entienda por encima de las diferencias. “En 2018 la oposición estuvo en su peor momento no solo porque el gobierno invalidó a la Mesa de la Unidad Democrática, sino porque ellos mismos se encargaron de despedazarla, se fueron de la mesa. La MUD murió, aunque nadie haya oficializado su muerte”, señaló.

Agregó: “Guaidó no ha logrado la unidad de la oposición, lo que ha logrado es la convergencia en torno a la estrategia que planteó para hacer cesar la usurpación e ir a elecciones democráticas”.

Los parlamentarios reconocieron las fallas en la cohesión de la unidad. No obstante, consideraron que la participación de candidatos de cara a una elección presidencial se daría luego del cese de la usurpación, y en unas elecciones libres y democráticas, donde cada representante de partido que desee pueda participar.  

“No deja de ser cierto que haya algunas diferencias, porque existen, somos demócratas, a veces coincidimos todos, a veces no; pero somos conscientes de que el compromiso es Venezuela”, dijo Lippa. Afirmó que no volverán a la antipolítica que en el pasado ocasionó que el régimen chavista se asentara en el poder.

Dávila indicó: “Lo importante es fortalecer la unidad, que los partidos se fortalezcan y fortalecer a Guaidó, que es el líder que tenemos. Debemos buscar los puntos comunes para seguir avanzando”.

Afirmaron que los desacuerdos dentro de la oposición no han influido en que aún no se haya logrado la salida de la cúpula gobernante, debido a que este sector no posee una fuerza militar, que es lo que sostiene a Maduro.

“La única fuerza que tiene la oposición unida es fuerza electoral, no tiene fuerza militar, no tiene capacidad de noquear. Maduro cerró la vía electoral democrática porque sabe que pierde y ese es el único fuerte de la oposición”, mencionó Salamanca.

Dávila añadió: “No es tanto si uno tiene una visión y otro, otra visión, el problema es que los militares están todavía sosteniéndolo. Estamos luchando para que tomen conciencia porque en este momento se trata del destino del país y de sus hijos”.

¿Estrategia de Guaidó y Estados Unidos van de la mano?

Elliott Abrams, representante especial del presidente Donald Trump para Venezuela, recomendó al chavismo que regresara al Parlamento y que consensuara con la oposición una transición que desemboque en elecciones.

Salamanca considera que esto demuestra que el gobierno estadounidense está optando por presentar una estrategia contra el régimen desde los distintos frentes, con todas las opciones sobre la mesa, al igual que la del mandatario interino, que no descartó la vía del dialogo en Noruega.

“La estrategia de Guaidó va de la mano con la de Estados Unidos, no veo contradicción. Tiene que luchar en todos los frentes y eso es lo que está haciendo Guaidó en el frente electoral, el internacional, de negociación y militar”, precisó.

Explicó que se debe presionar al Ejecutivo para llegar a una negociación seria en Oslo, en la que sea más importante conseguir un nuevo Consejo Nacional Electoral equilibrado, transparente y profesional, con el que los ciudadanos acudirían a votar.

“Cuando la gente vea que hay un equilibrio en el CNE se va a ver animada, ni con ventajismo el chavismo podrá ganar. Cuando el pueblo se aparta no hay comida CLAP ni pago de bonos ni nada que lo haga modificar su condición”, subrayó.

Share