Proclama de la Plataforma Nacional de Conflicto

Todas las luchas en una sola lucha

Hoy avanzamos, organizados y unidos hacia un mismo objetivo: construir un espacio de articulación, de unificación de las luchas que hoy demanda el pueblo venezolano y recuperar nuestros derechos.

Hoy venimos aquí, juntos, en una misma instancia de participación para decirle al pueblo de Venezuela y al mundo que aquí estamos los trabajadores, los pensionados y jubilados, los maestros, los médicos, las enfermeras, los trabajadores eléctricos, los petroleros, los de las telecomunicaciones, los jóvenes, las mujeres, los vecinos, los defensores de derechos humanos, los familiares de presos políticos. Estamos también aquí, como uno más, partidos y organizaciones políticas democráticas y autoridades de la Asamblea Nacional, único poder público legítimo votado por la mayoría de los venezolanos, acompañando también nuestras luchas.  Aquí estamos de pie, incólumes, diciéndole a Venezuela que sí es posible luchar juntos por recuperar nuestros derechos.

Hace dos meses, invitamos al país a unirse a una iniciativa audaz e irreverente, que creíamos posible pero lejana, organizar y construir con paso firme una ruta unificada hacia la huelga nacional.

Hoy esa invitación se convirtió en realidad, en el abrazo, en el diálogo sincero, en la demostración de que es la Unión y la Organización fraterna la que puede fraguar espacios reales donde todos los venezolanos en una sola voz recuperemos el derecho a tener derechos, a erigirnos en los constructores de nuestro destino, a revivir la voluntad aparentemente  cercenada, a reunificarnos en una sola fuerza capaz de atravesar las diferencias, a caminar en una misma dirección con nuestra diversidad, a confiar de nuevo en nosotros mismos.

Venezuela enfrenta el despliegue de una dictadura que es capaz de todo para mantenerse en el poder, hoy estamos aquí quienes nos quedamos a luchar, con el gran aliento que nos fortalece: la dignidad y el amor por este país. Pero también es la lucha de los que se fueron -exiliados y desplazados a otras tierras- con la esperanza de regresar a vivir en un país en libertad y en democracia, el que todos merecemos.

Que el mundo sepa de nuestra lucha, sepa que lo que hoy padecemos los trabajadores y la mayoría del pueblo es una conculcación de todos los derechos sociales y económicos establecidos en la Constitución de 1999 y la proscripción de todos los derechos laborales, sindicales y asociativos, esos que logramos durante prácticamente un siglo de luchas. Y esa denuncia es al mismo tiempo, la ratificación de que en este país está en proceso el desmantelamiento del Estado Social de Derecho y de Justicia.

Denunciamos que lo que hoy se vive en Venezuela es la égida de un Estado Totalitario y que sus mecanismos de sumisión y dominación son, por una parte, la supresión de la voluntad de los ciudadanos y la fragmentación cotidiana y progresiva de la conciencia, mediante un aplastante aparato de propaganda y odio, desatado contra todos los venezolanos, y por otra, la destrucción de una República libre y soberana y amante de la paz.

Hoy, con coraje y valentía, en defensa de los derechos que nos asisten como ciudadanos, anunciamos el despliegue de esta plataforma de conflicto,  e invitamos a todo el pueblo de Venezuela a sumarse de manera activa en la organización de los equipos estadales y locales de esta instancia.

POR QUÉ LUCHAMOS

Para derrotar el paquete hambreador y entreguista de Nicolás Maduro. Contra el incremento del IVA y de los servicios públicos, así como contra el alza desmedida del precio de la gasolina y demás medidas fiscalistas y antipopulares.

Contra la hiperinflación y la depresión económica, contra el rentismo, por el rescate de la soberanía y la superación del hambre, la miseria y el empobrecimiento mediante la producción nacional.

POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES

Defensa del salario, la contratación colectiva y los escalafones o tablas salariales. Por salarios dignos anclados al costo de la canasta básica y no a la entelequia del Petro.

Restablecimiento efectivo del bono de alimentación de acuerdo con los criterios que le dieron origen; esto es, ajustado periódicamente de acuerdo con el índice de la inflación y con base en el valor de la Unidad Tributaria.

Autonomía y democracia sindical y gremial. No a la injerencia del Estado y el CNE en las elecciones sindicales y gremiales. No al paralelismo sindical y a la promoción de organizaciones sindicales y gremiales patronales.

Rescate del derecho a huelga y contra la persecución, criminalización y judicialización de las protestas y luchas laborales.

Sistema de seguridad social integral que proteja la salud y promueva el bienestar de los trabajadores y su familia, que recupere y promueva el ahorro y asegure el retiro en condiciones dignas y suficientes para garantizar la calidad de vida.

POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS DE PENSIONADOS Y JUBILADOS

Pensiones y jubilaciones dignas y suficientes que reconozcan el esfuerzo y el aporte de todos los trabajadores manuales e intelectuales a lo largo de su vida.

Pago completo y puntual de las pensiones y jubilaciones.

Disponibilidad plena y efectiva de su dinero.

Supresión de cualquier mecanismo que suponga control social.

Cancelación inmediata de pensiones y jubilaciones a nuestros connacionales residentes en el extranjero.

Pago de un bono suficiente para alimentación y medicinas y su consagración como derecho adquirido.

POR LA DEFENSA DEL DERECHO A LA SALUD

Declaración de la Emergencia Nacional en salud y alimentación y la apertura inmediata de un canal humanitario para que fluya la ayuda internacional en estas materias.

Dotación de insumos, equipos médicos y medicinas para una atención de calidad.

Recuperación y mejoramiento de la infraestructura y los servicios de los centros de salud a todos los niveles.

Combate a las enfermedades endémicas y epidémicas que han rebrotado al influjo de la crisis. Campaña nacional de vacunación, saneamiento ambiental y prevención de enfermedades.

CONTRA LA CRISIS GENERAL DEL SISTEMA EDUCATIVO VENEZOLANO, POR GARANTÍAS PLENAS AL DERECHO A LA EDUCACIÓN Y POR UNA EDUCACIÓN CIENTÍFICA, HUMANÍSTICA, DEMOCRÁTICA Y POPULAR

Declaración de la Emergencia Educativa Nacional que reconozca la magnitud de la crisis que afecta a toda la población estudiantil, a los maestros, profesores y a las familias.

Cumplimiento cabal de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en sus artículos 91, 102, 103 y 104.

Dignificación y revalorización de la profesión docente y por el restablecimiento de las normas legales sobre el ejercicio de la carrera docente.

Contra la educación promotora del sectarismo y el pensamiento único, el vasallaje político-partidista y el control social. Por una educación para la libertad, la promoción de ciudadanía y el pensamiento crítico y transformador.

Recuperación y mantenimiento de la infraestructura educativa del país a todos sus niveles y por la dotación suficiente de materiales, equipos, tecnología, bibliotecas y servicios conexos.

Plan nacional de becas, comedores, transporte y demás servicios estudiantiles a todos los niveles del sistema educativo.

Respeto del pasaje preferencial estudiantil a todos los niveles y en escala nacional: las 24 horas del día, los 365 días del año y sin límite de cupo por unidad de transporte.

Restablecimiento pleno de la autonomía y la democracia de las universidades del país.

Presupuesto justo para las universidades a fin de que puedan cumplir cabalmente con sus funciones de docencia, investigación y extensión.

Recuperación y revalorización de los centros e institutos de investigación científica, tecnológica y humanística en el país.

POR ESO HOY DESDE AQUÍ

Venezuela se levanta y dice basta para derrotar el paquetazo y sus medidas arbitrarias que representan una cruenta opresión y que han generado más caos, destrucción y agobio, poniendo con despótica dureza la crisis en la espalda de los venezolanos.

Basta a la conculcación de nuestros derechos laborales, no aceptamos la implantación unilateral y arbitraria de  la tabla  única salarial.

Venezuela se levanta y dice basta frente al pago de una deuda externa ilegal, no aceptamos que la dictadura se financie con deudas contraídas en detrimento de nuestras riquezas y soberanía. Nos levantamos contra la explotación del Arco Minero, contra el saqueo de nuestros recursos y el brutal deterioro de nuestro ambiente.

Basta de aumentar los impuestos, la unidad tributaria, la gasolina y todo aumento que imponga la dictadura para su beneficio a cuenta del sacrificio de la ciudadanía.

Venezuela se levanta y dice basta frente al brutal deterioro de nuestra calidad de vida y la falta de servicios básicos, basta de condiciones deplorables en absolutamente todos los servicios, en especial agua, electricidad, transporte, gas, comunicaciones.

Venezuela se levanta por sus jóvenes, por conquistar una patria que les invite a quedarse con posibilidades de progreso y desarrollo.

Basta de atropello a nuestros pensionados y jubilados y exigimos para ellos una remuneración y un trato justo.

Venezuela se levanta y dice basta frente a una educación condicionada por la dictadura.  Porque la lucha de los docentes es la lucha de todos.

Dice basta de opresión, basta de tiranía, represión y despotismo, Venezuela se levanta en defensa de sus derechos humanos y democráticos, de la libertad de los venezolanos y de todos nuestros presos políticos, de una verdadera democracia, del rescate del hilo constitucional  y la autonomía de los poderes públicos.

Estamos aquí para dar fe de nuestra firme disposición a la organización, para ofrecerle al país un camino, una ruta, una esperanza. No ofrecemos nada que sea distinto a una promesa de esfuerzo, de gran esfuerzo, no hay salidas mesiánicas, no hay atajos posibles, no hay vías contrarias a la tarea de construir desde abajo y todos los días, con la gente, en sus espacios de trabajo y de estudio, en la calle con los vecinos, en la fábrica, en la universidad, en el campo, en la escuela, en el hospital. No podemos decirles que mañana se terminará esta larga pesadilla que nos han impuesto a todos los venezolanos, pero sí podemos invitarlos hoy a la organización y la estrategia de trabajo unificada y necesaria, a tomar los espacios que son nuestros, a devolvernos la esperanza producto del esfuerzo diario de ir logrando objetivos concretos para poder lograr mañana, una victoria segura.

Nuestro deber es generar la suma de todos los esfuerzos, de todos los sectores en dirección al cambio político que permita, verdaderamente, en democracia, alcanzar las reivindicaciones y el ejercicio de los derechos enumerados.

¡Que se levante la clase trabajadora!

¡Que se levanten los estudiantes y docentes!

¡Que se levanten el personal de la salud!

¡Que se levanten los pensionados y jubilados!

¡Que se levanten los vecinos!

¡Que se levanten los jóvenes!

¡Que se levanten los familiares de nuestros hermanos asesinados, de nuestros presos y exiliados políticos!

¡Que se levanten los defensores de los derechos humanos!

¡Que se levanten las mujeres!

¡Que se levanten los dirigentes y activistas políticos!

Que se levante Venezuela para sumar y construir una extraordinaria fuerza social y política que rescate nuestros derechos democráticos, nuestra soberanía y que luche por conquistar el progreso y bienestar que merecemos todos los venezolanos.

Esta Plataforma de Conflicto convoca a todo el pueblo venezolano, a los trabajadores a la protesta nacional en todas las Inspectorías del Trabajo el día viernes 5 de octubre por el respeto al salario y las Convenciones Colectivas.  

¡EN UNA SOLA FUERZA QUE SE LEVANTE VENEZUELA ¡

TODAS LAS LUCHAS EN UNA SOLA LUCHA HACIA LA HUELGA NACIONAL

Caracas, 24 de septiembre 2018