Una nota a la Red Agroalimentaria de Venezuela

Con el permiso y el respeto que merecen los preocupados ciudadanos que integran la Red Agroalimentaria de Venezuela, me he atrevido a sugerir algunos aspectos que considero fundamentales para el logro de sus objetivos.

I.-Diseñar un Programa de Abastecimiento de Emergencia: Esto es el primer paso que debe darse, pero no basta con diseñarlo, hay que establecer las bases para implementarlo. De una vez se debe estar calculando un abastecimiento para un mínimo de nueve meses, distribuido en ese tiempo para evitar deterioro de los alimentos importados. Indicar cuáles son los alimentos que vamos a importar para asegurar una pronta recuperación del estado de subalimentación que padece la mayor parte de los ciudadanos venezolanos, y para cubrir esos nueve meses a partir de los cuales ya debe ocurrir suministro de alimentos provenientes de nuestros campos agrícolas.

Para lograr lo antes señalado se debe consultar a los expertos en nutrición que tenemos en el país. En función de la población y sus requerimientos, ellos indicarán los alimentos básicos que se importarían y sus cantidades. Se debe coordinar con los productores agrícolas para determinar lo que se va a producir en los primeros ciclos de cultivos, de tal manera de ir cerrando la brecha entre oferta y demanda y evitar excesos y defectos de alimentos producidos.

Muy importante en este programa de abastecimiento de emergencia, es ubicar en el mercado internacional los alimentos que se van a importar, para asegurar su suministro y procurar las mejores condiciones posibles en cuanto a precios, calidad de los productos, cantidad y oportunidad.

Por supuesto, es necesario organizar la distribución de esas importaciones en todo el territorio nacional, para que lleguen oportunamente y poder cubrir la seguridad alimentaria de todos los ciudadanos.

Todas esas acciones permitirán hacer una estimación bien ajustada de las necesidades de divisas para estas importaciones.

II.-Recuperación de la agricultura: Tan pronto llegue el día después, ya debemos conocer qué vamos a producir, cuánto, dónde, con qué y con quién vamos a alcanzar la producción deseada o requerida.

II.1.-Qué vamos a producir: se necesita producir alimentos energéticos como azúcar (caña de azúcar), cereales (maíz y arroz) y semillas oleaginosas (palma, soya, girasol y ajonjolí); y fuentes de fibra y de proteínas.

En cuanto a las fuentes de proteínas de origen vegetal tenemos nuevamente la soya y algunas leguminosas de grano; y como fuentes de proteínas de origen animal tenemos huevos, leche, carnes de diferentes especies domésticas y pescado.

Para la producción de proteína animal cuya alimentación básica es con alimentos balanceados, como aves y cerdos, se requiere una producción primaria de fuentes energéticas que se pueden cubrir con maíz amarillo y sorgo granífero, y de fuentes proteicas que se cubren mayormente con harina de soya y con tortas que son subproductos de otras especies vegetales. La alimentación para la producción de proteína animal a potreros, es básicamente con especies forrajeras que van a aportar un poco de todo, incluyendo fibras, minerales y vitaminas esenciales para la nutrición animal, suplementado con concentrados de minerales.

Una alimentación balanceada para mejorar el suministro de vitaminas y minerales esenciales para la población se completa con frutas, hortalizas,  raíces y tubérculos como papa, yuca, ocumo, ñame, entre otros.

II.2.-Cuánto vamos a producir: Este aspecto ya quedó definido en el Programa de Abastecimiento de Emergencia. Lo importante es que se pueda ofrecer a la población venezolana una adecuada alimentación, y si es con productos provenientes de nuestros campos, mucho mejor.

II.3.-Dónde vamos a producir cada cultivo: con la participación de los especialistas en edafología, climatología y otras ciencias, se definen los sistemas suelo-clima mejor adaptados para cada cultivo, así como se establecen las fechas (períodos) de siembra más convenientes para cada caso en las siembras de secano, fechas que deben ser respetadas para poder esperar resultados exitosos. Esta información se complementa conjuntamente con los productores agrícolas, utilizando sus experiencias de larga data relativas a la producción de determinados cultivos en las diferentes regiones del país.

II.4.-Con qué produciremos: Los insumos básicos son semillas, plaguicidas, fertilizantes, y maquinarias y equipos agrícolas. Los mismos deben estar en las unidades de producción a tiempo, en las cantidades requeridas, del tipo y calidad exigida por los agricultores. Técnicos y agricultores especialistas en cada cultivo, en conjunto, definirán el abastecimiento de insumos para cada ciclo. Desde ahora se debe cuantificar cantidades de cada producto y ubicar suplidores que garanticen productos de calidad, procurando buenos precios para calcular los requerimientos de divisas.

En este punto es muy importante incorporar las fuentes de financiamiento, no solo para cubrir los costos directos de producción, sino para poder realizar nuevas y necesarias inversiones en infraestructuras, maquinarias y equipos agrícolas. Así mismo, asegurar la titularidad de las propiedades de los agricultores y brindarles seguridad personal, que es un deber constitucional.

II.5.-Con quién produciremos: en el país existe un buen número de productores agrícolas, capacitados, con experiencia, en muchos casos especializados en determinados cultivos y manejando muy específicos sistemas de producción, quienes serán los  principales protagonistas de la actividad agrícola nacional. También existen los pequeños productores, quienes tradicionalmente han permanecido y vivido de lo que producen sus limitadas parcelas, que tienen que ser apoyados y mejorados en cuanto al suministro de recursos incluyendo asistencia técnica, y en cuanto a su calidad de vida que algunas veces es realmente marginal.

Comprometer a las agroindustrias receptoras y procesadoras de materia prima, para llegar a acuerdos con los agricultores que sean satisfactorios para ambos grupos, pero también para los consumidores.

III.-¿Qué hacer con las empresas que hoy están en manos del gobierno?: Las empresas expoliadas deben ser ofrecidas en primera instancia a sus verdaderos dueños, quienes las llevaron a ser exitosas, motivo por el cual fueron objetivos deseados por el régimen. Si estos dueños no aceptan esta oferta se debería tramitar su indemnización y luego ofrecerlas en subastas o algún otro tipo de convenio a empresarios de reconocido prestigio en cada área. Aquí se incluye Agropatria, Centrales Azucareros, Industrias de Café, Harina Precocida de maíz, Complejos Lácteos (Lácteos Los Andes), Complejo de Grasas (Industrias Diana), Monaca, Empresas de Transporte y Almacenamiento, Red Pública de Distribución Comercial, y otras.

Para la indemnización, si fuese el caso, revisar y evaluar las solicitudes de reclamo que ya han sido realizadas por estas personas a quienes le arrebataron sus propiedades; y en aquellos casos que no exista tal reclamo, realizar el avalúo correspondiente para hacer las negociaciones que resultaren pertinentes.

Las empresas oficiales no expoliadas, que no se encuentren rindiendo beneficios, también deben ser subastadas u ofrecidas por algún tipo de convenio, condicionadas a que sean adquiridas por empresarios o firmas de reconocido prestigio en cada ramo, nacionales y extranjeras.

Diciembre de 2018

www.pedroraulsolorzanoperaza.blogspot.com

pedroraulsolorzano@yahoo.com