Vanguardia Popular (VP) y las “Elecciones” del 20-M

 1. Nos acercamos al 20-M inmersos en una profunda crisis y en medio de una gran incertidumbre.-

A medida que nos hemos ido acercando al 20 de mayo, fecha en la cual el régimen encabezado por Maduro ha programado las “elecciones 2018” (Presidente y Consejos Legislativos), la incertidumbre, las dudas y el miedo han ido apoderándose cada vez más del pensamiento de los venezolanos. Sobrevivimos en medio de una gran tragedia caracterizada por el hambre, el colapso de los servicios públicos, la delincuencia desatada y el éxodo de nuestros hijos, entre otros aspectos que constituyen la expresión palpable de la crisis generalizada que agobia a nuestro país; que si bien es cierto, ya existía desde varias décadas antes de la llegada de Hugo Chávez al poder, se continuó agravando hasta los peligrosos niveles que ha adquirido durante el mandato de Nicolás Maduro. Ante tales circunstancias, el pueblo no tiene claridad en cuanto al camino que se debe seguir para salir de lo que parece un atolladero sin fondo; aunque en su seno existe conciencia sobre la necesidad de un cambio de gobierno; este no ubica con exactitud la manera de hacerlo. A ello contribuye no solo la multimillonaria y permanente campaña confusionista y manipuladora desarrollada desde las más altas esferas gubernamentales; sino también, las posiciones dispersas y contradictorias asumidas por los dirigentes y organizaciones partidistas y no partidistas que constituyen el campo de la oposición.

 2. Las “elecciones” han servido para distraer y engañar al pueblo.-

El régimen ha convertido las citadas “elecciones 2018” en un nuevo factor de distracción y engaño para el pueblo; utilizándolas como medio para hacerle creer que, luego de su victoria, vendrán las soluciones a los múltiples y graves problemas que nos aquejan. Nada más falso, el gobierno ha demostrado suficientemente su incapacidad y falta de voluntad política para gobernar a favor de los intereses mayoritarios de los venezolanos; y con esta jugada “electoral” solo busca darle un matiz de supuesta legitimidad a su manifiesta intención de mantenerse en el poder a costa de lo que sea.

3. También ha utilizado de manera diestra la farsa electoral para estimular y ampliar las fracturas entre las fuerzas opositoras.-

Habiendo fracasado los intentos por lograr una estrategia unitaria que permitiera cohesionar estas disímiles fuerzas ante la nueva jugarreta del gobierno, una buena parte de estas, constituida por la mayoría de los partidos políticos integrantes y no integrantes de la MUD (entre estos últimos se encuentra Vanguardia Popular), sectores disidentes del chavismo y una gran cantidad de organizaciones de lo que se conoce como sociedad civil, tomamos la determinación y explicamos las razones por las cuales consideramos conveniente no participar en dicho proceso y continuar exigiendo elecciones limpias y transparentes. Mientras, otra parte minoritaria de la oposición decidió lo contrario y se ha mantenido, hasta ahora, siendo actor destacado del proceso en cuestión. Los argumentos esgrimidos por uno y otro bando pueden ser muy coincidentes y valederos; pero lo cierto es, que en ambos casos la falta concreta de unidad nacional y de una estrategia común que trascienda el hecho electoral previsto, no contribuye efectivamente al propósito de derrotar y sustituir al gobierno.

4. Lejos de unirse, factores de la oposición se agreden entre sí.-

De manera injustificable algunos factores de la oposición, participantes y no participantes del proceso “electoral”, han dejado de lado el enfrentamiento al gobierno y se han enfrascado en una serie de destructivos ataques mutuos que le hacen el juego y benefician solamente a este último. Vanguardia Popular (VP) condena y se distancia de esta cuestionable actitud; así como de la utilización incorrecta, indebida y arbitraria que con este fin se ha hecho de la plataforma del Frente  Amplio Venezuela Libre (FAVL), constituida recientemente con el manifiesto propósito de contribuir a la búsqueda y fortalecimiento de la ansiada unidad nacional. Es bueno resaltar, que nuestro partido forma parte activa de la mencionada organización, que ha contribuido a su constitución con sus propios aportes teóricos y prácticos, y se siente comprometido con sus objetivos originales.

5. Después del 20-M la situación será más grave.-

Tal como están las cosas, es muy arriesgado hacer predicciones; pero, suponiendo que ocurra lo que la gran mayoría de los venezolanos prevé; es decir, que Maduro sea reconocido como ganador de las “elecciones” por el CNE y los candidatos derrotados, o incluso, cualquier otra variante de esto, después del 20-M la crisis política, económica y social habrá adquirido una nueva y mayor dimensión de gravedad y peligrosidad, debido a que los elementos nacionales e internacionales que giran en torno a ella incidirán con mayor fuerza. El hambre, la hiperinflación, y el despotismo gubernamental nos dejarán sentir sus efectos. No está en nuestro ánimo causar alarma alguna; pero, como partido político de izquierda y socialista, tenemos la obligación moral de alertar a nuestro pueblo y convocarlo a la serenidad, a no caer en las provocaciones que pretendan desviar sus protestas por senderos de aventura; pero también a la unidad, a la articulación y elevación de la calidad de sus luchas, y a concretar un Programa de Cambio de Rumbo para la transición. En estas nuevas condiciones, todos los sectores de la sociedad venezolana, incluidos los hombres y mujeres de la FANB, estamos en la obligación de dar un paso al frente en defensa de los principios que sustentan a la vigente Constitución Nacional Bolivariana y de los intereses superiores de la Nación.

¡¡¡ELECCIONES SÍ, FRAUDE NO!!!

¡¡¡PUEBLO: LA PASIVIDAD NO CALMARÁ TU HAMBRE!!!

¡¡¡A DESECHAR LAS ILUSIONES Y CONTINUAR LA LUCHA!!!

¡¡¡POR GOBIERNO DE UNIDAD NACIONAL Y PROGRAMA DE CAMBIO DE RUMBO!!!

Comité Político Regional “Simón Guillén”

Maracay, 14 de mayo 2018