¿Negociaciones frustradas?

La revista The Economist, en su último número, da credibilidad a las declaraciones de funcionarios de Trump, afirmando que hubo negociaciones entre la oposición y el entorno de Maduro para deponer a éste. Una carta del director del Sebin lo confirma. Las negociaciones han revelado que el descontento de la calle ha alcanzado a los altos jerarcas del régimen quienes han mostrado interès en propiciar la salida de Maduro a fin de culminar su desastrosa gestiòn.

El politólogo Michael Penfold ha insistido en escritos recientes que la ùnica salida a la crisis venezolana son negociaciones entre el gobierno y la oposición que se orienten hacia la implementación de un gobierno de transición. Enfatiza ademàs que dichas negociaciones deben ser secretas y no llevadas a cabo bajo los reflectores de los medios de comunicación. En ese mismo sentido se ha pronunciado la influyente revista The Economist en un artìculo reciente sobre la crisis venezolana.

Tales negociaciones se han venido produciendo y han involucrado a altos cargos del entorno más cercano a Maduro. Asì lo han afirmado funcionarios de la Administración Trump como John Bolton, asesor de seguridad nacional, Mike Pompeo, secretario de Estado, y Elliott Abrams enviado especial para Venezuela. John Bolton señaló que Juan Guaidó había tenido conversaciones con el MInistro de la Defensa Padrino López, el presidente del TSJ Maikel Moreno y el director de la Dirección de contrainteligencia Ivan Hernandez Dalta. Los altos cargos señalados han estado negociando a espaldas de Maduro su salida,

La revista The Economist plantea en su ùltimo nùmero este escenario y se pregunta en què medida las declaraciones de los funcionarios estadounidense se ajustan a la verdad de los hechos. La revista mencionada le da credibilidad a los planteamientos de los funcionarios de Trump basada en una carta, disponible en internet, en la cual el jefe de los servicios de inteligencia venezolanos, Sebin, confirma que personeros del entorno de Maduro han estado negociando con la oposición su salida. En la carta del jefe del Sebin, General Manuel Ricardo Figuera, éste reconoce el estado de deterioro en todos los òrdenes en que está sumergida la patria y la corrupción desproporcionada que muchos servidores públicos practican como deporte. Señala además que entregó un escrito a Maduro debido a que descubrió que muchas personas de su confianza estaban negociado a sus espaldas... pero no negociaban por el bien mayor del país sino por sus propios y mezquinos intereses.. Luego dirigiéndose a sus compañeros de armas y al Alto Mando...señaló que hay reconstruir el país..pero no negociando a escondidas y a espalda del Presidente y del pueblo.

El acuerdo entre el entorno de Maduro y los dirigentes de la oposiciòn implicaba deponer a Maduro el 2 de mayo y entregar la presidencia a Guaidò. Al final, siempre siguiendo la argumentaciòn de The Economist, Maduro se entera del plan de derrocarlo y defenestra al director del Sebin. Ante la develaciòn del plan y temiendo lo peor Juan Guaido actùa antes de la fecha acordada, libera a Leopoldo Lòpez con la ayuda de los militares y se aparece en la Carlota dando inicio a los eventos que todos conocemos. Ante esta situaciòn los altos cargos que formaban parte de las negociaciones reculan y gritan a los cuatros vientos su lealtad a Maduro. El magazine inglés plantea que hubo un problema de coordinación entre las acciones de Guaidó y de los altos jerarcas militares que incidió en el resultado final.    

Maduro y su entorno han estado negando esta realidad pero la verdad es que las negociaciones se produjeron y que su entorno ìntimo estaba de acuerdo en propiciar su salida y avanzar hacia un gobierno de transición que implementará soluciones al desastre generado por el sucesor de Chàvez. Esta es una realidad que no se puede esconder y que evidencia la fragilidad del gobierno. Maduro no puede confiar en su gente màs cercana, que està consciente, como lo expresa el director del Sebin, de la situaciòn desastrosa que enfrenta el paìs. Ya no se puede afirmar que las FANB estàn monolìticamente al lado de Maduro pues ya es evidente que el descontento no solo ha penetrado en las FANB sino en los altos jerarcas y al entorno màs cercano al usurpador. El estilo de Guadò y los factores que ha logrado aglutinar a su alrededor, han logrado  penetrar las defensas gubernamentales. Las implicaciones estàn todavìa por verse.

Nota: el artìculo de The Economist al cual hemos hecho referencia es: The Economist. 2019. How to get rid of Nicolas Maduro. May 2nd.

Profesor UCV