Ídolo con pies de barro

Como era de esperarse, el tema central de la conversación giraba en torno a la muerte de Diego Armando Maradona. Tema controversial, entre su actuación deportiva y su comportamiento fuera de la cancha. Para unos era el "Dios" del fútbol y para otros era una persona despreciable por su adicción a las drogas.

Para aquellos que lo consideran el mejor jugador en la historia del fútbol y, que su conducta deportiva debía separarse de su conducta fuera del campo de juego, es importante recordarles que en el hecho deportivo la actuación de Maradona estuvo marcada también por el consumo de drogas:

...... en 1991 fue suspendido por un año del Napoli FC, por dar "positivo a cocaína" en una prueba de control antidopaje ..... mientras cumplía la suspensión fue detenido por la policía por posesión de drogas y enviado a prisión....lo que marcó que sus actuaciones en el campo de juego estaban  alejadas  de los valores que promueve la actividad deportiva....

..... en 1994 fue expulsado por la FIFA del Mundial de Fútbol de Estados Unidos tras dar positivo en un control antidopaje, a cinco derivados de Efedrina. Droga empleada para aumentar la resistencia durante exigentes entrenamientos. Varios médicos han advertido que la efedrina es muy peligrosa especialmente para atletas de alto rendimiento. También, es bueno recordar que, en ese mismo evento mundialista, bajo los efectos del alcohol y las drogas atacó a tiros con un rifle a los periodistas y paparazis que buscaban entrevistarlo o fotografiarlo. Por este hecho fue condenado a dos años de cárcel y pago de indemnizaciones a los afectados.....

Estos hechos, ponen en entredicho el falso argumento de considerar que su actuación deportiva fue inmaculada. Que sus goles, lo hacen ídolo mundial y sea un ejemplo a seguir. En el campo de juego, Maradona mantuvo permanentemente su adicción a las drogas. Cada vez con mayor frecuencia para tratar de mantener un alto rendimiento físico o una estimulación momentánea que lo hiciese crecer en la mitología de ser el Dios del fútbol.

Ahora bien, si deplorable fue su conducta deportiva por el consumo de drogas, no menos fue su desempeño en la vida diaria. En Italia, fue acusado de tener convivencia amistosa con "La Camorra" organización mafiosa. Luego de una investigación policial, una fotografía de Maradona juntó  al capo de la Camorra sirvió de base para levantarle cargos al futbolista por consumo de drogas y participación en grupos criminales organizados para traficar.

Los que pretenden hacer ver, que la personalidad de este individuo es doble, es bueno recordarles la opinión de su preparador físico Fernado Signorini, el hombre que mejor lo conoció "Con Diego iría al fin del mundo, pero con Maradona ni a la esquina"....sobran los comentarios.

El ascenso a la gloria desde su modesto origen de arrabal en Buenos Aires, el descenso a los infiernos de la droga y sus complicidades con el crimen organizado, sin lugar a dudas, nos permite señalar que estamos en presencia de "Un ídolo con pies de barro".