Boquea el Estado Cuartel

Los anuncios realizados desde México referidos al inicio del diálogo entre el régimen militarista revolucionario y una representación de las organizaciones demócratas venezolanas verifican la presión de la política internacional sobre una ecuación política perversa, responsabilidad de Nicolás Maduro y su régimen, no obstante el resquebrajamiento militar que crece en el cuerpo armado al servicio de la revolución militarista. El gobierno revolucionario militarista destrozó en 20 años a un país decente y valiente, responsables y culpables por la militarización del sistema político, la violencia y corrupción en Venezuela, además de la diáspora expresión dolorosa e indignante de casi 6 millones de venezolanos

El régimen de Nicolás Maduro -ya debe sentirse advertido- que está siendo evaluado por el mundo, que siente asco por cuanto muestra a los venezolanos acogotados y perseguidos debido a la violencia política impuesta en el país. Además, el país aún con el gobierno militarista revolucionario está lleno de robos, matracas y violencia focal en la cual intervienen el militarismo revolucionario. Ese ambiente o realidad de violencia acuna el Resquebrajamiento Militar, que pudiera explotar frente a tanta inestabilidad en una acción armada violenta. En este ambiente de violencia, el Resquebrajamiento Militar mostraría como se acabó el proyecto iluso y alocado de quienes usan la figura de Simón Bolívar, pero actúan como déspotas, sujetos sin moral y sin ética militar.

Desde la ciudad de México ya han advertido a que este gobierno armado está siendo observado internacionalmente, se conoce de su incapacidad y la operativización de grupúsculos comunistas que han asaltado la República. Lo más grave, quienes lo asaltan son hombres de uniforme, los representantes del Estado Cuartel, responsables y culpables porque sirven de peones de esa desgracia política y administrativa.

El Estado Cuartel es la expresión más primitiva, cobarde y antipolítica que este régimen ha aplicado a la República. Son hombres de espaldas a la doctrina militar, mostrando la regresión más dolorosa de un ejército militar. El Estado Cuartel está boqueando, boqueando después del anuncio del 15 de agosto en México que apunta al régimen revolucionario militarista y debe sentirse advertido. Advertido que ya no tiene ningún espacio y menos función en Venezuela.

¿A quién se le reclama a la ecuación política democrática? Al Estado Cuartel por tres razones. La razón política, se prestaron por ineptos y cobardes a accionar como policía y fuerza de represión, así acoquinaron a una sociedad noble y buena. La razón estratégica, porque sirvieron como espacio para que crecieran las redes de tráfico, almacenamiento y mercadeo de la droga, haciendo ver que Venezuela era otra. La razón moral, crearon una desarticulación y confusión a lo interno de la estructura de los componentes de aire, mar y tierra. Es tal esa realidad, que ni siquiera son capaces de funcionar en breves y pequeñas operaciones militares.

El Estado Cuartel y quienes los dirigen -un grupo de generales, comisionados y asesores cubanos, también rusos y de Medio Oriente-, están identificados. Por la vía de hechos verificables se sabe cuán distanciados están esos grupos de lo militar y del militar. En consecuencia, el cuerpo de supuestos superiores de la pirámide operacional tiene que entender, después del anuncio de México, del reacomodo de quienes jamás estuvieron capacitados para ser gobierno. Mas grave aún, se comprueba que son cuerpos administrativos y policiales en funciones ajenas a sus responsabilidades. Boquea el Estado Cuartel y se hunde en su desgraciada incapacidad, acompañada de la revolución destructora por falta de imaginación para comprender que, en el campo internacional, surgiría un factor que enjuiciase la revolución retrógrada y falas

El Estado Cuartel está boqueando y no podrá explicar su reacomodo en el cuerpo social venezolano. Ni podrá sostener frente a lo internacional El malestar interno de quienes son soldados y subalternos muestran hoy el resquebrajamiento. Es decir, la parte final del amansamiento de hombres de uniforme con choferes comunistas, sin estructura y sin mando.

Es auténtico,

Director CSB CEPPRO

@JMachillandaP

Caracas, 17 de agosto de 2021