Cambio climático y agricultura

Durante reciente visita al Uruguay Manuel Otero, candidato a dirigir el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura afirmo “El cambio climático es la mayor amenaza para el desarrollo agrícola a nivel mundial”, llamando a la reflexión sobre el papel que la agricultura debe cumplir como “parte de la solución para tener procesos productivos más limpios”.

Es evidente que el desarrollo de la agricultura actual, y futura en todo el planeta, se enfrenta a grandes retos que nos obligan a profesionales del agro y ciencias afines, productores agropecuarios y a los diferentes niveles de gobierno, repensar las estrategias que hasta el momento se han venido aplicando en este vital sector.

Entre estos retos, destacan el cómo hacer frente a los cambios en los patrones de lluvias y periodos de sequía que han venido ocurriendo que han originado desde dramáticas inundaciones con importantes daños en cosechas y cría de animales, hasta la disminución en la superficie de siembra y pérdida de cosechas, así como la muerte de rebaños, por escasas precipitaciones.

Según la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (1992) por Cambio climático se entiende un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables. El Banco Mundial ha señalado que algunos factores producto del cambio climático podrán agravar la producción alimenticia con la ocurrencia de masivas carestías, tan pronto como en 2030.

Particularmente para Venezuela los cambios que se están produciendo en el régimen de lluvias y temperaturas en el planeta debe ser motivo de especial reflexión por los efectos que este fenómeno pueda generar sobre la disponibilidad de alimentos para nuestro pueblo considerando la alta dependencia que tenemos de productos importados y de cómo el clima afectara la producción de los mismos en sus países de origen. Así mismo, es obligante destinar serios esfuerzos a evaluar cómo está afectando, y el riesgo de afectaciones futuras aún mayores que tendrán estas variaciones climáticas sobre la agricultura y ganadería nacional.

Según Juan Carlos Sánchez, profesor de la UCV, basándose en un estudio realizado por la Universidad de Hawai, el cambio climático pone a Venezuela en cuenta regresiva. Los estudios estiman que el país podría registrar un récord de temperaturas no visto en los últimos 150 años.

Un aspecto muy importante a considerar es el daño que se ha permitido en el país durante décadas en nuestras  principales cuencas hidrográficas, deforestando grandes extensiones en zonas particularmente sensibles en lo que respecta al balance hidrológico, lo cual tiene un importante efecto en la agricultura de secano y de regadío. Es urgente, reflexionar, planificar y actuar.

Ing. Agr. M. Sc. Ex Decano de la Facultad de Agronomía de LUZ