Ciudadanía como poder social para la transición política

La sociedad civil democrática venezolana en contrario al aturdimiento que arrincona al post-chavismo militarista y su gobierno militar de calle, muestra ya una Sensible Responsabilidad  de Participación Política. Aproximase esta sensible responsabilidad política con una conducta política de acciones y ejecutorias sobre el espacio social por excelencia, es decir, el barrio, la calle y la plaza pública para reafirmar su vocación democrática. La sociedad civil venezolana tiene muy claro que después de 21 años de tiranía, engaño y militarismo los demócratas quieren apartarse de la regresión fatalista, inmoral y sediciosa del régimen aturdido.

La sociedad civil está lista y dispuesta políticamente a contener la barbarie del socialismo militarista, para lo cual acelera su organización con decisión a crear un poder social que visibilice el valor y el concepto de individuo-ciudadano, mujeres y hombres que están prestos y dispuestos como cívicos recuperar el poder social. Enfrentar cívicamente al régimen y crecer en obligación cívica y organización política. Es la tarea ciudadana para responder como gobierno, tanto en el municipio como en las gobernaciones de estado del país. Gobierno que municipal y regional electo únicamente en condiciones comiciales universales y legítimas.

Ciudadanía con poder social, condición realista del futuro político, es decir, con acciones que contribuyan a restituir la política y con ellas alcanzar la democracia. La resistencia civil nace de la abstención no opaca, se muestra de manera concreta y real dispuesta a ejercer poder político según la Constitución y las leyes. Esa ciudadanía toda con vocación civilista, con cultura política está cerca de la justicia para exigirle que enjuicie a las hordas cubanizadas, que creen que en Venezuela se perdió o pueden aplastar el gen democrático. La ciudadanía democrática acciona firmemente para imponer un Ambiente Político Real Expectante donde la ley se el imperio para convivir y crezca la democracia plena.

La ciudadanía, no se equivoquen, es el mayor número de venezolanos. De venezolanos que se entienden como sociedad y jamás como parcelas, la ciudadanía reconoce su origen pero a la vez proyecta su concepción como república libre, está presta al progreso y jamás sujeta al revolucionarismo. La ciudadanía ha recuperado su educación cívica, su venezolanidad, y lo más importante su valor hacia la libertad. La ciudadanía después del 6D está en cuenta que el régimen con su gobierno de calle y gobierno militar de calle fracasó. El mejor ejemplo es la inmiseración que es exponencial… es la prueba de la locura del régimen y de la regresión de revolucionarismo. Esa locura ya no tiene espacio en esta sociedad que reclama la re democratización de la República.

La sociedad civil tiene claro que este régimen torpe y bastardo practica la antipolítica distante de lo establecido en la Constitución, con el empleo de las bocas de fuego y otros grupos armados, todavía creen que pueden maniatar al Estado y se han olvidado de la ciudadanía. La ciudadanía democrática -de manera valiente- desde el día 6D se expresó como resistencia civil. Resistencia Civil desobedecer a un régimen oprobioso y mafioso que aturdido por antipolitico y subpolítico que no sabe qué hacer. No sabe qué hacer hoy 2 de febrero, no sabe cómo engañar a los ciudadanos, no sabe cómo mentir por los medios de comunicación, pero los ciudadanos demócratas tenemos uan respuesta cierta y precisa: construir un Movimiento Político de Renacimiento Nacional para conducir acciones políticas y restablecer la democracia plena.

Democracia plena de manos de la ciudadanía mayoritaria en resistencia civil para lograr una defensa alternativa en donde el elemento central es la resistencia civil organizada, es decir, la ciudadanía contra la invasión y la arbitrariedad de un régimen cobarde que, habiendo sido sentenciado el 6D, todavía duda del poder democrático y del poder social. La ciudadanía democrática en democracia en democracia plena está dispuesta a instrumentar la resistencia civil como defensa alternativa, es decir, reponer la democracia y para ello, ejecutará un escalonamiento de acciones acompañados con los prohombres respetando la invención de la política para lograr el cambio y junto a este cambio el enjuiciamiento a la locura del revolucionarismo militarista.

Es original,

Director de CEPPRO-CSB

@JMachillandaP

Caracas, 2 de febrero de 2021