De la educación en nuestras escuelas

Para la inmensa mayoría de los venezolanos, es indudable que tenemos un grave problema, en cuanto a la educación que se imparte en nuestras escuelas y el bajo nivel general que suelen obtener los alumnos. El problema es complejo, multifactorial y con interrelaciones que implican aspectos cognitivos, de organización, de disfunción familiar, de desestructuración social, etc.

Para hacer un corto análisis del tema, tomemos como punto de partida los aspectos clave de la educación en un país donde ésta está muy bien valorada.

El sistema de educación japonés tiene fama de ser muy eficiente y bien estructurado y es reconocido como uno de los mejores del mundo. La pregunta que al respecto surge es ¿a qué se debe este éxito? Para mejor entendimiento, destaquemos algunas de las principales características de este sistema educativo.

Para empezar, no hay posibilidades de ideologización política. Lo que si hay es mucha estabilidad curricular, alta preparación profesional, reconocimiento del esfuerzo y valoración de la meritocracia.

En Japón, la educación es mayoritariamente pública; además de obligatoria y gratuita, es de excelente calidad. A las escuelas no solo se va a estudiar; también se estimula en ellas el esfuerzo para lograr objetivos, la participa en actividades extracurriculares y se recibe formación en valores. Se estudia mucho, se complementan las clases con tareas y no se desperdicia el tiempo. La educación es un tema de prioridad de Estado y se involucran en el sistema educativo la escuela en su conjunto, la familia y la sociedad. Los maestros están muy preparados, solo llegan a ser docentes los mejores, y son muy respetados en la comunidad.

Como se puede observar, estamos bastante lejos de lograr un sistema educativo comparable con el japonés, o con el de otros países como Finlandia, Corea del Sur o Canadá, por mencionar algunos ubicados en distintos continentes. Sin embargo, no deben perderse las esperanzas; siempre es posible mejorar. Para ello tenemos talento humano que es básico e imprescindible para los grandes cambios que necesitamos.

Como guía para el enfoque de de una propuesta de estudio, a manera de decálogo para el análisis, que incluya acciones y consideraremos de algunos de los aspectos que deben constituir los primeros pasos básicos para la transformación de la educación en las escuelas de nuestro país, se pueden mencionar los siguientes.      

  1. Revisión y modificación del actual currículo; que debe ser de largo aliento, modernizado, equilibrado y despolitizado, desde el punto de vista ideológico-partidista.
  2. Brindarle una preparación profesional actualizada y de primera calidad a nuestros docentes, en todos los niveles del sistema educativo.
  3. Pagarles sueldos acordes con su importantísima función en la sociedad y dotarlos de un sistema de Seguridad Social de primer orden.
  4. Establecer un sistema de selección con base en la preparación y los méritos.
  5. Desterrar la política partidista de las escuelas. Las intenciones de ideologización política de niños deben tratarse como algo aberrante.
  6. Fortalecer el sistema de educación pública. Garantizar realmente que sea obligatoria y gratuita. Ofrecer un sistema de comedores escolares eficiente.
  7. Incluir, con carácter preferencial, asignaturas, implicadas en ejes transversales, que contemplen la formación en valores, tanto individuales como colectivos.
  8. Establecer un sistema de evaluación y prosecución escolar justo y flexible, pero con un nivel de exigencia aceptable.
  9. Contemplar actividades que involucren a los alumnos directamente con la comunidad educativa y la sociedad en general.
  10. Educar para la formación ciudadana, el conocimiento, la cultura y el trabajo.

Profesión: Ciudadano

25 de julio de 2016