El fracaso de la política petrolera

El mercado del petróleo tiende a ser excedentario, debido a ello predominarán los precios bajos. En este contexto, las grandes compañías estatales como las de Rusia y Arabia Saudita se adaptan a este entorno, combinando una estrategia de mejorar los precios con otra dirigida a  lograr  elevados niveles de producción, que les permitan mantener su posicionamiento en el mercado. La política del gobierno de Venezuela se ha centrado exclusivamente en mejorar los precios y ha dejado de lado la inversión en la industria, lo cual ha ocasionado un declive de la producción que impide una estrategia de posicionamiento en el mercado. En consecuencia, su ingreso tiende a disminuir y su participación en el mercado es cada vez menos relevante.  

En el reciente mes de enero, el presentador del programa CNN Dinero Xabier Serbià, entrevistó al experto petrolero Jorge Piñón quien se desempeña como jefe del Centro de Energía y Ambiente de la Universidad de Texas en Austin. La entrevista se concentró en el informe recientemente publicado por British Petroleum (BP) sobre la situación del mercado petrolero. Piñón señaló que el informe, a pesar de ser emitido por una empresa, es reconocido por su objetividad por parte de la industria y los sectores académicos.

Según el informe de BP,  los productores de petróleo deben acostumbrarse a que habrá precios bajos del petróleo en forma prolongada. BP argumenta que la principal causa por lo cual eso sucederá, es que  habrá un exceso de petróleo en el mercado. Se mencionan 3 razones que provocan esto: 1) Hay más reservas, 2) La tecnología permite encontrar petróleo donde hace poco no se podía encontrar o no se podía sacar, 3) Hay menos demanda debido a que el consumo está orientándose cada vez más a energías alternativas y por una mayor eficiencia en el uso de la energía.

Añadió Jorge Piñón, que el consumo de petróleo en el sector eléctrico va a desparecer en los próximos 10 a 15 años, el petróleo se está reemplazando con el gas, el carbón y las energías renovables. 80 % del petróleo que se consume globalmente es para el sector del  transporte. La mayor eficiencia del transporte y el ahorro de los consumidores va a mantener en un nivel  menor el consumo de petróleo. El consumo de combustibles líquidos: gasolina, diesel y combustibles para aviones, no va a crecer al nivel que se esperaba según BP.

Como consecuencia de un mercado dominado por el exceso de oferta, el acuerdo de la OPEP tuvo un impacto limitado en el mercado. Los precios llegaron a un pico el 17 de  enero de este año. Uno de los precios utilizados en la industria, el WTI, llegó a 58 dólares el barril y en marzo  disminuyó a 48. El otro marcador de precio, el Brent llegó a rozar los 60 dólares y en marzo bajó a  50 por barril, en consecuencia la tendencia es a la baja. La Agencia Internacional de Energía dice que los inventarios siguen creciendo por lo cual los precios siguen bajos.

Según Piñón, las grandes compañías estatales se están ajustando a este escenario de bajos precios, el ajuste lo vimos a finales de año pasado cuando países como Arabia Saudita querían proteger su participación en el mercado indio y chino, que son los mercados de mayor crecimiento. El objetivo de estas compañías en este momento, no es solo el precio, sino la participación en el mercado para poder mantener su nivel de producción elevado en el futuro. En el mes de noviembre, Rusia fue por primera vez el principal suministrador de petróleo a China. Ello quiere decir que Arabia Saudita tendrá que luchar por mantener su participación en el mercado de India y China.

Venezuela, a diferencia de Arabia Saudita y Rusia, ha centrado su estrategia solo en la elevación de los precios y no en el posicionamiento del mercado. Esto último no es posible debido a la declinación de la producción de PDVSA. Disminución de la producción que se genera porque el gobierno ha descuidado a la industria y no ha hecho las inversiones y el mantenimiento necesario, confiado en que los precios se elevarán y de ese modo los ingresos de PDVSA se recuperarán. Lo anterior se deriva de lo planteado  por Diego Guerrero del  IESA en un artículo denominado “La vertiginosa caída de la producción petrolera venezolana”, en el cual plantea que “la política petrolera venezolana se ha concentrado en coordinar infructuosamente con los principales actores del mundo para recuperar el precio del petróleo. No obstante en lo interno la industria parece desatendida, pues no se dan pasos definitivos para estabilizar y aumentar la producción”.

Como consecuencia de la declinación de la producción, la presencia de Venezuela en el mercado petrolero es cada vez menos relevante. Hace pocos años se ubicaba entre los primeros diez productores de petróleo del mundo. Las últimas cifras publicadas, ubican a nuestro país en el puesto número 13. En los mercados de mayor crecimiento, como el de China, la participación no es relevante.

Guerrero, Diego. La vertiginosa caída de la producción petrolera venezolana”. Disponible en: iesa.edu.ve. Consultado el: 10 -4-2017.

Profesor UCV