El giro vacilante de Cuba y Venezuela hacia el mercado

Hugo Chávez y Fidel Castro conformaron una alianza entre Cuba y Venezuela que se ha prolongado en el tiempo.  En la actualidad los dos gobiernos, impulsados por la desesperación,  están compartiendo una agenda común la cual privilegia políticas de mercado que buscan rescatar sus moribundas economías. Están tratando de imitar el socialismo de mercado de China Y Vietnam, que combina represión y prosperidad.  Sin embargo es poco probable que logren el éxito de las naciones asiáticas mencionadas..      

En el fondo somos una sola nación, dijo Chávez en el año 2007, refiriéndose a la relación entre Cuba y Venezuela. En el marco de esta visión, Venezuela suministró millones de barriles de crudo subsidiados a Cuba, que la protegían de las consecuencias económicas del socialismo. Los doctores cubanos atendían a las barriadas pobres de Venezuela, impulsando la popularidad  de Chávez y suministrando divisas extras a Cuba. Su alianza política y económica fue la más fuerte de América Latina. En la actualidad, los dos países aliados están discretamente compartiendo otras experiencias, adoptando políticas de libre mercado  para rescatar sus moribundas economías, aunque ninguno de los dos quiere reconocerlo. Se trata, dicen, de perfeccionar el socialismo. Las políticas de libre mercado son aquellas que restringen la intervención del Estado y tratan de estimular las fuerzas del mercado, como la privatización de empresas públicas y la liberación de precios de los productos y de las divisas. 

El 6 de febrero el consejo de ministros de Cuba expandió el número de actividades que pueden realizar los pequeños emprendedores, llamados cuentapropistas. Los cubanos pueden desempeñarse como conductores de carretas, payasos en cumpleaños, pero no pueden llevar a cabo actividades como programación de computadoras o medicina veterinaria para mascotas. Una lista especifica 124 sectores reservados al Estado, totalmente prohibidas para el común de los cubanos. Esto sigue el camino  de otras reformas que se implementaron en enero cuando se eliminó el sistema dual de tipo de cambio. El peso estará anclado al dólar en una relación de 24 pesos por dólar, aunque en el mercado negro se está cambando a 50 pesos por dólar.    

El gobierno de Venezuela sigue una agenda similar a la de su aliado. Maduro desechó  un sistema de cambios múltiples en el año 2018 impulsando el dominio del dólar en las transacciones. Ello mejoró el abastecimiento. Partes del Estado, como PDVSA, se están contrayendo. Venezuela ha venido padeciendo una recesión por más de seis años. El mal manejo de PDVSA y las sanciones de la administración Trump han hecho colapsar las exportaciones petroleras. La corrupción desbordada quebró al Estado. En la práctica el gobierno está instrumentando un ajuste similar al del Fondo Monetario Internacional (FMI). Debido a que este organismo no le suministra ayuda a Venezuela el gobierno recurre a la emisión de dinero sin respaldo para financiar su gigantesco déficit fiscal (Rodríguez R, J. E. 2021). .   

Venezuela y Cuba están actuando movidos por la desesperación. Aunque hay diferencias entre ambas economías, en particular en lo que se refiere a la magnitud de la corrupción, la economía ha sido devastada en forma similar. El PIB de Cuba se contrajo un 11% en el año 2020, de acuerdo a cifras oficiales. Las exportaciones de azúcar se han acercado a mínimos históricos. En el año 2019 la administración de Trump restringió los viajes de americanos a Cuba y el envío de remesas por los cubanos americanos a sus familiares en Cuba. Los Estados Unidos han impuesto sanciones a los operadores de tanqueros que transportan petróleo de Venezuela hacia Cuba. El pasado año el gobierno de los Estados Unidos forzó a Western Union, una empresa de remesas, a cerrar sus operaciones en Cuba. Las sanciones y el coronavirus redujeron el número de turistas de una cifra esperada de 4 millones a 80.000. El último año lujosos hoteles construidos por la armada con préstamos de origen oscuro, probablemente de Venezuela, permanecieron vacíos. Para los cubanos comunes los alimentos son escasos.

El Presidente de Cuba Miguel Díaz-Canel está enfrentando más restricciones que Maduro. Díaz-Canel es en el mejor de los casos un reformador encubierto. Los funcionarios de la era soviética, como Raúl Castro, todavía tienen mucho poder. Díaz-Canel está tratando de no antagonizar con él, hasta el próximo mes de abril cuando se espera que lo releve.     

Hasta ahora el gobierno cubano ha mantenido el control de las industrias de mayor tamaño y las tiendas al por mayor, lo cual restringe las opciones  de los cuentapropistas para obtener sus suministros. El Estado cubano continúa monopolizando los servicios profesionales como arquitectura y contabilidad. Las gestiones para una ley que permita a los empresarios asumir estos servicios han permanecido congeladas.

La pandemia y las sanciones de Estados Unidos limitan la posibilidad de que Cuba y Venezuela disfruten de un boom producto de sus políticas de mercado, en el corto plazo. Las continuas restricciones que Cuba le impone a los emprendedores en vastas áreas de la economía, limitan su crecimiento económico.

Las políticas de mercado instrumentadas por Maduro y Díaz-Canel no implican mayor libertad política para la población. El modelo que siguen es el de China y Vietnam, donde represión y prosperidad coexisten. Orlando Ochoa, un economista que labora en servicios de consultoría en Caracas señala que ambos países están cambiando sus políticas hasta cierto punto. Pero no están cambiando sus regímenes políticos. Este es el punto.  Cuba y Venezuela continúan teniendo muchas cosas en común.  

Profesor UCV

Referencias:

Rodríguez R, J. E. 2021. Las políticas de mercado no reactivaran la economía. Dígalo Ahí, número 8, febrero 27

Nota: Este escrito es una síntesis de una traducción libre del artículo: The Economist.2021. Cuba and Venezuela, open up, hesitantly, to the market. Feb 12th