El presidente Fernández trata de ocultar la realidad que enfrenta Venezuela

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, quien también ejerce la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), hizo un llamado a los países de la región para a normalizar sus relaciones con Venezuela. El presidente Fernández argumentó que muchos de los problemas de Venezuela “se han ido disipando con el tiempo”, haciendo referencia específica a los avances, que a su juicio, se han venido logrando en materia de derechos humanos, en el tema de las condiciones electorales y en el proceso de negociación entre el régimen y la oposición democrática.

Las declaraciones de Fernández hicieron sonar las alarmas de las organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos como Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI). Tamara Taraciuk directora de HRW cuestionó las declaraciones del presidente argentino señalándole que en Venezuela hay más de 240 presos políticos. Le recordó así mismo la terrible crisis humanitaria y migratoria que sufren los venezolanos como consecuencia de las políticas de Maduro. Subrayó que la Fiscalía de la Corte Penal internacional (CPI) mantiene su investigación por la comisión de crímenes contra la humanidad. Enfatizó que los problemas de Venezuela no se van a resolver “ocultando la realidad”.

La organización AI se pronunció en términos similares. En una carta pública a Fernández  la directora ejecutiva de esa organización Mariela Belski señaló que a pesar de los compromisos asumidos por Maduro todavía no se puede afirmar que las recomendaciones de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos estén siendo implementadas a cabalidad. En la misma línea la Fiscalía de la CPI recientemente rechazó la solicitud del gobierno de Maduro de aplazar la investigación sobre presuntos crímenes de lesa humanidad cometidos durante la represión de los manifestantes contra el gobierno en el año 2017. La CPI señaló que el gobierno no presentó pruebas de que se esté investigando a los responsables de los presuntos actos punibles contra los derechos humanos.

En cuanto a las condiciones electorales, una segunda área en la que habría avances en Venezuela, según Fernández, el diagnóstico es igualmente negativo. Es cierto que la Misión de la UE de Observación Electoral Venezuela 2021 reconoció en su informe final que hubo “condiciones mejores” en comparación con las elecciones previas. Sin embargo la Misión detectó graves deficiencias estructurales en ese proceso electoral. La expulsión de la Misión de la UE calificándolos de “enemigos” y “espías” evidencian la poca disposición del gobierno de acometer los cambios recomendados por la Misión.

El proceso de dialogo entre el gobierno y la oposición es el tercer punto que el presidente Fernández destaca. Tampoco sobre este punto su retórica logra esconder la realidad que pretende maquillar. Nicolás Maduro se comprometió con funcionarios de Biden que reanudaría el dialogo con la oposición, sin embargo luego se evidenció que las intenciones de Maduro eran dejar de lado los mecanismos acordados en México y abordar un nuevo y difuso esquema de dialogo donde el régimen escoge con quien dialoga y con quien no, donde los temas a discutir los establece el gobierno y donde no existen esquemas de verificación de los acuerdos. Esta estrategia cosmética no ha convencido al gobierno de Biden cuyos representantes insisten en que cualquier decisión relacionada con el levantamiento de las sanciones será en base a las negociaciones en México.

Todo lo anterior confirma lo expresado por HRW y AI al presidente Fernández: “Los problemas venezolanos no se están disipando con el paso del tiempo”. Por el contario desgraciadamente se están agravando. Esto obedece a que los cambios que últimamente ha venido realizando el régimen de Maduro no están orientados “realmente” a la defensa de los derechos humanos, a la democratización y al desarrollo del país. El verdadero objetivo continúa siendo garantizar su permanencia en el poder.

Nota: este escrito es una síntesis de un artículo publicado recientemente en la página web de la agencia de noticias alemanas DW en español titulado “Retorica y cosmética no van a resolver la crisis venezolana”  cuyo autor es Ramón Cardozo.

Profesor UCV